¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24°
27 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Argentina confirmó su amor por los Red Hot Chili Peppers

La gira sirvió para presentar los dos discos nuevos y marcó el ansiado regreso del guitarrista John Frusciante.
Miércoles, 29 de noviembre de 2023 00:47

Apenas pasaron un puñado de horas, tras los dos shows de Red Hot Chili Peppers en Argentina. En las calles, pero sobre todo en los Aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque quedan resabios de las miles de almas que llegaron desde todas las provincias hasta la capital del país para ver una presentación histórica.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Apenas pasaron un puñado de horas, tras los dos shows de Red Hot Chili Peppers en Argentina. En las calles, pero sobre todo en los Aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque quedan resabios de las miles de almas que llegaron desde todas las provincias hasta la capital del país para ver una presentación histórica.

En las plataformas de embarques internacionales hay destinos de retorno hacia Uruguay, Paraguay, Colombia, Perú y Bolivia, todos países que los Chili Peppers no visitaron durante esta gira latinoamericana que si transitó por Costa Rica, Brasil y Chile.

Es que tras la vuelta al ruedo de John Frusciante y el lanzamiento de los dos discos nuevos "Unlimited Love" y "Return of the Dream Canteen", casi en simultáneo, la efervescencia por la banda californiana fue como un volcán expulsando lava y Argentina no se quedaría atrás.

El Tribuno de Jujuy pudo asistir al show del domingo 26, el que marcaría el cierre de la gira por estas latitudes. íY vaya que valió a pena!

Las puertas del Estadio "Más Monumental" de River Plate se abrieron a las 15.30 debido a la gran masa de gente que ingresaba por los diversos lugares asignados. Remera, gorrito y bandera, casi como un domingo de fútbol pero en un recital de rock. El asterisco estampado en las telas o en las pieles marcaba el ritmo de una jornada inolvidable.

El turno de los teloneros

Outernational, fue la banda que rompió el hielo e hizo que la espera sea más amena. Pero párrafo aparte merece Irontom que desató los primeros pogos de la gente y se llevó sentidos aplausos. Jueguitos con una pelota y hacer mención a los campeones del mundo de fútbol, fueron suficiente para meterse al público argentino en los bolsillos.

21 horas, marcan las agujas del reloj, una luna llena enorme es testigo de la segunda noche en River, se apagan las luces del estadio, la locura es total

La intro Jam, guía el camino para los acorde de "Around the World", la mano viene brava

Flea y Chad forman una pared demoledora de bajo y batería con ritmos graves que arrasan a todo el estadio, Frusciante eleva la banda y exige al máximo a sus compañeros. Cada solo de guitarra es preciso, armónico y lleva al sonido más perfecto de los Red Hot. Antonhy, como siempre muestra una su voz impoluta aun a sus 61 años.

La banda está suelta casi disfrutando más de las zapadas que los temas en sí, parecen una banda de garaje que entre cada tema va buscando nuevos sonidos como diciendo, "acá estamos tan vigentes como siempre".

La noche sigue con "Scar Tissue", otro del álbum Californication (el disco más vendido de la banda), los de la franja etaria de 30 a 60 años, literalmente "fuimos muy felices", y de yapa llega "Snow", la entrada ya estaba pagada y se escucha el primer coro de todo el estadio: "ole, ole, ole, Red Hot, Red Hot".

"Here Ever After", "Havana Affair" y "Eddie", son muestras de los nuevos discos editados por los Chili Peppers, los mismos sirven para que la gente tome una bocanada de aire fresco y siga el baile con "Hey" y "I Like Dirt".

"Don't Forget Me" fue ese tema que todos esperábamos, una flecha directa al corazón, que muestra la oscuridad y el brillo al mismo tiempo, John Frusciante se ponía la 10, la gente lo reconoce al grito de un ensordecedor: "Frusciante, Frusciante"…

Promediaba la mitad del show con "Tippa My Tongue", corte difusión del último disco editado en 2022. "Wet Sand" y "Tell Me Baby", nos dejan vestigios del disco Stadium Arcadium editado en 2006.

La noche encara la recta final, intro musical para que suene "Californication", el caballito de batalla, el tema que no puede faltar, el hit que todos esperan. "Black Summer", nos regala un sol de fuego gigante en las pantallas, casi prediciendo lo que se viene…

"By the Way", confirma que el rock goza de buena salud; niños, padres y abuelos saltando en un pogo abrasivo, que te empuja, te aplasta y te quita el aire. Sin dudas el momento más alto de la noche en un "Monumental" repleto de bote a bote casi sin espacios en blanco.

"Under the Bridge" es una caricia al alma para los que siguen a la banda desde el principio y hoy ya peinan canas, quienes lo reciben como un bálsamo musical que los conecta directamente con la hermosa adolescencia.

El final llega con "Give It Away", otro clásico que avivó la llama del último pogo, es ese tema que nunca querés que termine porque sabes que el festejo concluye.

Tras 1 hora 45 minutos de espectáculo, los Peppers se despiden de su gira por Latinoamérica. Un show que solo se basó en la música, sin fuegos artificiales u otras interacciones artísticas que complementen el espectáculo, solo las pantallas gigantes desplegaron efectos audiovisuales característicos de esta nueva gira.

Aplausos y agradecimientos por parte de los miembros de la banda, la gente corea el nombre de cada integrante uno por uno. Las pantallas gigantes muestran a la gente enardecida, una camiseta de la selección argentina con la Nº 10 en la espalda y el nombre de Frusciante. En la misma secuencia otra camiseta con la 10 de Messi y para rematar la imagen de una niña de aproximadamente 11 años que vivió "quizás" su primer recital pero que seguramente no olvidará en toda su vida. Los más grandes se contagian y entienden que para que la llama del rock siga viva, son ellos los que tiene que cultivar la semilla que germinará en las futuras generaciones y así decir que el rocanrol no morirá jamás.