¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24°
27 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Entretejiendo historias de fortaleza en la Puna jujeña

Hablamos con Soledad San Julián, la directora, quien reveló el trasfondo de su tercer documental. La película, que se sumerge en la vida de Rosario Quispe, se estrenó el 30 de noviembre.
Domingo, 10 de diciembre de 2023 00:35

En el corazón de la Puna jujeña, la directora Soledad San Julián teje una historia de fortaleza y tenacidad en su más reciente documental, “Mujer perseverante”. La película, que se sumerge en la extraordinaria vida de Rosario Quispe y su asociación de mujeres tejedoras, se erige como un testimonio visual del empuje y el tesón arraigados en las comunidades aborígenes del Norte argentino.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En el corazón de la Puna jujeña, la directora Soledad San Julián teje una historia de fortaleza y tenacidad en su más reciente documental, “Mujer perseverante”. La película, que se sumerge en la extraordinaria vida de Rosario Quispe y su asociación de mujeres tejedoras, se erige como un testimonio visual del empuje y el tesón arraigados en las comunidades aborígenes del Norte argentino.

En una entrevista reciente en el ciclo online “El Matutino” de El Tribuno Plus, San Julián compartió detalles de este proyecto, comenzando por la génesis del documental. “Conocí a Rosario Quispe, una mujer extraordinaria de la Puna, y su asociación de mujeres tejedoras, la Asociación Warmi Sayajsunqo, que en quechua significa ‘mujer perseverante’, y que se dedican al hilado de fibra de lana de llama”, explicó la directora. “La vida cotidiana de estas mujeres, su lucha, la preservación de tradiciones y su impacto en las comunidades aborígenes me inspiraron a contar su historia, un trabajo bastante anónimo para muchos, incluso para los jujeños y lo digo con pesar”, relató la cineasta nacida en Avellaneda pero que reside desde hace más de 20 años en Jujuy.

El camino para concretar “Mujer perseverante” fue arduo y desafiante, según relató San Julián. La búsqueda de financiamiento se extendió por más de una década, y la pandemia añadió obstáculos inesperados. “Perdimos a muchas personas de la Asociación y sus familias, lo que hizo aún más difícil terminar la película”, comentó. No obstante, la directora se aferró al lema de las mujeres de la Puna: “ Hay que perseverar”. El documental se convierte así en un testimonio de la constancia, especialmente en el complejo contexto del cine nacional y documental. El estreno de “Mujer perseverante” se concretó el jueves 30 de noviembre en el emblemático Cine Gaumont de Buenos Aires; fue una función emotiva que contó con la sorpresiva presencia de Tomás Lipán. “Fue una experiencia conmovedora. La recepción del público y la prensa fue increíble en Buenos Aires. La gente se conectó con la historia, y eso es muy gratificante para mí como cineasta”, compartió San Julián.

EL CAMINO | PARA CONCRETAR “MUJER PERSEVERANTE” FUE ARDUO Y DESAFIANTE, COMENTÓ LA DIRECTORA.

La película, que se desarrolla de manera observacional, sin entrevistas ni voz en off, se sumerge en la vida y la lucha diaria de Rosario y su asociación. “El proceso fue diseñado de manera única. La producción fue 100% jujeña, con un equipo federal de técnicos y técnicas de cuatro provincias (Mendoza, Salta, Jujuy y Buenos Aires)”, explicó la directora. La filmación tomó más tiempo de lo usual, y la pandemia complicó aún más las cosas. “Pero cuando volvimos, ya sabíamos lo que nos faltaba. Valió la pena”, aseveró. La recepción del público se suma a la lista de reconocimientos y premios que ha obtenido la película en diversos festivales. En el Festival Internacional de Cine de las Alturas, “Mujer perseverante” recibió el codiciado Premio del Público. La Asociación de Documentalistas Nacionales le otorgó una Mención Especial, y el Festival de Cine de Tucumán “Gerardo Vallejos” también reconoció su impacto. El Festival AtlantiDoc de Uruguay destacó el documental con una Mención en la categoría de Largometraje Documental, al igual que la Asociación de Críticos de Cine del Uruguay. Además, el respaldo del Fondo Nacional de las Artes con una Beca a la Creación ha consolidado la importancia y calidad de la obra. Y ahora es parte del Festival Internacional de Cine de Puerto Madryn (Mafici) que se realiza hasta el 10 de diciembre.

La película se estrenará próximamente en Cine.ar y Cine.ar Play, la plataforma del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. También está programada para proyecciones durante la Semana de la Mujer en marzo en distintos espacios Incaa del país y seguramente también en Jujuy. Soledad San Julián recomienda seguir las redes sociales para obtener información sobre las próximas funciones. La ficha técnica revela un equipo destacado detrás de la producción. Dirigida y escrita por Soledad San Julián, la película cuenta con una producción ejecutiva a cargo de la misma San Julián, dirección de producción por Lucas Brunetto, y dirección de fotografía y montaje a cargo de Charly Allocco. La banda sonora original, compuesta por Marilina Calós y Pablo Mauri, añade una capa adicional de profundidad emocional a la cautivadora narrativa visual.

En palabras de la directora, “Mujer Perseverante” es su tercer film documental, un proyecto gestado a lo largo de más de 10 años. “La película es un testimonio de la resiliencia y el empoderamiento que pueden surgir de las comunidades menos visibles”, destacó. “La perspectiva única de género y el enfoque observacional sin filtros revelan la vida y la lucha diaria de los protagonistas”, añadió. “Mujer perseverante” no es simplemente un documental; es un viaje visual y emocional a través de la riqueza cultural de la Puna argentina. Las mujeres, lideradas por Rosario Quispe, demuestran que la verdadera fuerza radica en la unión, la perseverancia y el anhelo compartido de construir un futuro mejor. La película no solo teje historias, sino que también teje un puente entre realidades, recordándonos la importancia de escuchar y celebrar las voces que a menudo quedan en la sombra.