¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

25°
1 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Cómo es la integralidad del ser humano y el área emocional

Lunes, 11 de diciembre de 2023 00:04

La integralidad (conjunto articulado y continuo de acciones y servicios preventivos, curativos, individuales y colectivos, en los diferentes grados de complejidad del sistema) existente en la totalidad de todo organismo se ve alterada, entre otras cosas, por afecciones del área emocional que invariablemente daña otros órganos, aparatos o sistemas (tejidos del mismo tipo, como el nervioso).

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La integralidad (conjunto articulado y continuo de acciones y servicios preventivos, curativos, individuales y colectivos, en los diferentes grados de complejidad del sistema) existente en la totalidad de todo organismo se ve alterada, entre otras cosas, por afecciones del área emocional que invariablemente daña otros órganos, aparatos o sistemas (tejidos del mismo tipo, como el nervioso).

Fenómenos que también ocurren a la inversa. En este caso nos ocuparemos de la interrelación existente entre el aparato digestivo y el sistema nervioso.

Es por todos conocidos el cambio que la denominada era tecnológica significó para la humanidad, en ello se vio gradualmente comprendida la gran mayoría de la población, salvo una minoría que por diferentes razones está excluida del concepto.

Aunque justo es destacar por lo evidente que también estuvieron presentes otros factores, como los socioeconómicos que agravaron la ya de por sí mezquina equidad y justicia.

Pero nosotros estamos aquí para ver y analizar el fenómeno mencionado en el epígrafe de "integralidad del ser humano", no obstante es necesario hacer esta mención.

Entrando en tema digamos que su relación no fue descubierta recientemente, ya en la Biblia se esbozan claramente en reiterados relatos.

Pero el tema tomó fuerza en las últimas seis décadas, y definitivamente de los años 80 en adelante, hoy comprobables a través de tecnología y aparatos ultrasofisticados (TAC funcional y la emisión de fotones, entre otros) que permitieron localizar en el cerebro áreas responsables y específicas de respuestas a las emociones y sentimientos, como de enfermedades neurosiquiátricas.

Estos conocimientos dieron pie a la comprensión y tratamiento de enfermedades por largo tiempo desconocidas y postergadas.

Dentro de este capítulo, sin dudas que los denominados trastornos funcionales o enfermedades establecidas, ocupan un lugar destacadísimo a tener siempre presente.

Aquí traeré el recuerdo de un gran médico francés, el doctor Louis Pasteur (1822-1895), bien denominado el padre de la Microbiología moderna que revolucionó la época con la creación de la vacuna antirrábica. Lo menciono porque él, con tanta experiencia sobre el tema, sobre el final de su vida sentenció mediante una frase la importancia del tema al que nos abocamos: "El microbio no es nada, el entorno lo es todo".

El entorno lo es todo

íCuánto tuvo que pasar para confirmar la importancia de aquella sentencia sobre el "entorno"! Hoy sabemos lo que significan los estímulos íntero o exteroceptivos en la génesis del 90% o más de la consulta médica. Su importancia radica en la necesidad de su comprensión, alerta y reconocimiento de posibles consecuencias. Su influencia afecta no sólo la salud y calidad de vida, también la salud mental y económica de la familia.

El aparato digestivo es muy afectado por lo antes dicho, sus patologías en gran número reconocen en las alteraciones nerviosas parte de sus crónicas dolencias.

La medicación existente es abundante, pero nunca tan eficaz como la atención y justas palabras de contención que su médico le ofrezca, haciendo realidad aquello que dice: "Una pequeña palabra de cariño puede llenar un corazón de felicidad y curar". Esto sobre la certera realidad de que la vida no te pregunta si quieres ser fuerte. La vida te obliga a serlo.