¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

36°
2 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

¿Qué significa la Corona de Adviento?

Se trata de más que un adorno, es el recordatorio espiritual del tiempo de preparación para la llegada de Jesucristo.

Sabado, 02 de diciembre de 2023 09:28

La Corona de Adviento, con sus elementos simbólicos, es mucho más que una tradición estacional; es el recordatorio espiritual del tiempo de preparación para la llegada de Jesucristo. La palabra "Adviento", de origen latín, significa "Venida", marcando el período en el cual los cristianos se preparan para la venida del Salvador.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La Corona de Adviento, con sus elementos simbólicos, es mucho más que una tradición estacional; es el recordatorio espiritual del tiempo de preparación para la llegada de Jesucristo. La palabra "Adviento", de origen latín, significa "Venida", marcando el período en el cual los cristianos se preparan para la venida del Salvador.

Este año el Adviento comienza mañana y muchas familias y parroquias empezarán a colocar sus coronas: un círculo elaborado con ramas verdes que suelen ir acompañados con adornos o lazos rojos, así como las infaltables cuatro velas que se encienden de una en una cada domingo.

Los elementos que conforman la Corona de Adviento tienen varios significados.

1. La forma circular

El sacerdote de la Arquidiócesis de Maracaibo (Venezuela), P. Silverio Osorio, comentó en su cuenta de Instagram que la corona tiene la forma circular para representar el "amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin".

El sacerdote señaló, además, que el círculo nos muestra que nuestro amor a Dios y al prójimo nunca debe terminar.

2.- Ramas Verdes

El P. Aguilar comentó que las ramas verdes de la corona nacen del pino, que significa la inmortalidad, pues "mientras todos los árboles pierden su color y su follaje durante el invierno, el pino mantiene siempre sus ramas verdes”.

El verde también es un color de "esperanza y vida", detalló el P. Osorio. "Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas", agregó.

"El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre", comentó el P. Osorio.

3.- Velas

El P. Victor Jimenez Glez indicó que las velas "representan que Cristo es la luz del mundo", quien nos "ayuda acompañándonos en medio del dolor y las tristezas", eliminando el frío que provoca el pecado.

"Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo, como las velas en la corona", comentó el P. Osorio.

Esta luz muestra que el único que puede regalarnos la vida y la felicidad es Jesús, señaló el P. Jimenez. "Así como los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo, las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos", aseguró el P. Osorio.

El P. Aguilar comentó que no hay un color específico para las velas, pero "se acostumbra a usar el morado, color que usa la Iglesia en Adviento y en Cuaresma como signo de conversión, arrepentimiento y penitencia"

Además, "el color morado puede irse degradando o pasar al rojo, al rosa y al blanco, para significar la paulatina transformación interna", señaló el P. Aguilar, quien aconsejó que las velas se vayan encendiendo en familia, junto a la lectura u oración, "así la corona de adviento es un signo que nos ayuda a recordar que la Navidad es algo más que adornos, regalos o una fiesta social".

4.- Adornos y frutos

El P. Osorio precisó que el listón rojo y los adornos coloridos que puede tener la corona representan "la demostración del amor del Señor en la Cruz. Es la alegría que nos trae el Salvador".

También pueden ser un reflejo de las "buenas obras" que realiza el hombre, señaló el P. Aguilar.

Finalmente, los tres sacerdotes concordaron en que esta preparación no es sólo para recibir al Niño Jesús, sino para nuestro encuentro con Cristo, "sea en nuestra muerte o en el día del juicio final", concluyó el P. Aguilar.

Temas de la nota

Temas de la nota