¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
24 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

El emir Jadín

Miércoles, 27 de diciembre de 2023 00:52

Por Rubén Tolay

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Por Rubén Tolay

El emir Jadín era el hombre más rico de todo este vasto territorio. Acostumbraba a escuchar consejos de sabios. Aprovechó la oportunidad de escuchar a un derviche que caminaba por su reino. Al día siguiente, nombró un visir, para que eligiera 50 emisarios persuasivos, y 50 guerreros poderosos y titanes. Estos visitaron reinos vecinos y en menos de un año conquistaron todo un amplio espectro terrenal. Una vez que logró este cometido, la avaricia del emir Jadín no fue suficiente. Hizo algo parecido en pocos días. Nombró a dos visires y 100 emisarios persuasivos para que convocaran a 100 guerreros poderosos y titanes.

Estos visitaron otros reinos vecinos y en menos de 6 meses conquistaron todo un amplio continente.

Cierto día, como a la oración, disfrutando de su hermoso palacio, soñando con nuevas conquistas, vio el emir Jadín al viejo derviche pasando por sus patios lejanos. De nuevo lo invitó a subir a su recinto para escucharlo.

El emir agradeció al viejo sabio por sus consejos. Le ofreció oro, plata, piedras preciosas y ropas extrañas. Pero el viejo derviche le dijo: “Nada de lo que te dije has aprendido”. Bebió un vaso de agua y dejó su suntuoso alimento en la mesa, junto con el oro, la plata y todas las ropas extrañas. Al día siguiente, el Emir desapareció de su palacio.

Nadie jamás volvió a verlo, como tampoco vieron pasar de nuevo al derviche.

Enigma N° 2: Brujas

Cierta noche madame Patute fue convocada por la duquesa Chatmau de Brujas para resolver el misterioso robo de una joya de la corona. Llovía intensamente, el agua caía como puñales del cielo. Ni bien llegó, madame Patute escribió el nombre de quien había robado la joya. Tomó el papel, lo guardó en un sobre, se lo entregó personalmente a la duquesa y se marchó. Desapareció como una neblina que se disipa en los puertos. Enigma: ¿Qué nombre escribió? , ¿quién es el misterioso ladrón?

Respuesta: . . .

Temas de la nota