¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

23°
29 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Las enfermedades transmitidas por murciélagos estarían entre las más mortales para los humanos

Un análisis realizado por expertos de Estados Unidos encontró que las tasas de letalidad, en estos casos, son más altas que en los contagios de virus de cualquier otro mamífero o ave.

Miércoles, 06 de diciembre de 2023 09:44

Aunque la ciencia ya sabía con certeza que las enfermedades ocasionalmente pueden pasar de una especie a otra, incluso a los humanos, el COVID puso en boca del mundo esta posibilidad de modo concreto. La gestión del riesgo de futuras pandemias requiere una mejor comprensión de los mecanismos que determinan la virulencia de los virus zoonóticos emergentes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Aunque la ciencia ya sabía con certeza que las enfermedades ocasionalmente pueden pasar de una especie a otra, incluso a los humanos, el COVID puso en boca del mundo esta posibilidad de modo concreto. La gestión del riesgo de futuras pandemias requiere una mejor comprensión de los mecanismos que determinan la virulencia de los virus zoonóticos emergentes.

Las investigaciones en torno a estos procesos de contagio se han hecho más difundidas luego del coronavirus. De hecho, ahora, especialistas de la Universidad de Chicago han descubierto por qué las enfermedades de los murciélagos son más mortales para los humanos que cualquier otra. La razón se debe en gran medida a que han evolucionado en su forma de volar, según un nuevo estudio que acaba de publicarse en la revista PLOS Biology.

Los virus derivados de murciélagos hospedadores dan como resultado tasas de letalidad más altas después de su contagio a humanos que los virus zoonóticos derivados de cualquier otro mamífero o ave hospedante. Estos incluyen los filovirus del Ébola y Marburg, los henipavirus Hendra y Nipah, y los coronavirus SARS y MERS. En el documento los profesionales revelan que las razones de esto se deben a la tolerancia innata de los murciélagos a la inflamación, que evolucionó junto con su capacidad de volar.

Alta resistencia

Utilizamos un modelo matemático, respaldado por datos empíricos, para proporcionar un mecanismo para este patrón: esencialmente, en este modelo, demostramos cómo se puede esperar que un virus optimice su tasa de crecimiento dentro del huésped equilibrando las ganancias en la transmisión que son el resultado de altas tasas de crecimiento del virus frente a la elevada virulencia en la que incurren.

Demostramos matemáticamente cómo algunas características clave de la fisiología y la historia de vida de los murciélagos que se cree, en parte a partir de la evolución del vuelo, principalmente la tolerancia a la inmunopatología/inflamación y sistemas inmunes constitutivos robustos, deberían seleccionar virus de alta tasa de crecimiento que puedan lograr beneficios en la transmisión sin causar una virulencia extrema a los murciélagos huéspedes.

Por lo tanto, debido a la resistencia de los murciélagos a la inflamación, también son tolerantes a las respuestas inmunes de sus cuerpos cuando son infectados por virus con tasas de crecimiento más rápidas.

Se utilizó un modelo para infectar virus optimizados para murciélagos en un hipotético sistema inmunológico humano, y demostraron cuánto más letales podrían ser en comparación con los virus de otros mamíferos. Luego permitimos que estos virus demuestren cómo sus altas tasas de crecimiento en un reservorio animal podrían resultar en una patología significativa en un sistema inmunológico diferente, por ejemplo, humano.

El estudio no se limita sólo a los murciélagos. Utilizamos los rasgos de la historia de vida de 19 órdenes diferentes de mamíferos para predecir las tasas óptimas de crecimiento del virus y la virulencia zoonótica resultante tras el contagio a los humanos. Sin embargo, estos hallazgos no significan necesariamente que un virus de murciélago acabará con la especie humana algún día.

Es importante recordar que la transmisión y la virulencia se compensan por lo que los virus que causan las tasas de letalidad más altas probablemente no resulten en el mayor número de infecciones humanas y, por lo tanto, en la mayor carga de mortalidad humana.”

Los virus necesitan encontrar un equilibrio entre mantener vivo a su huésped el tiempo suficiente para propagarse a otros. Un ejemplo de esto se ve en el Ébola, un virus altamente mortal con una tasa de mortalidad de alrededor del 50 por ciento, que a menudo mata a su huésped antes de que tenga la oportunidad de transmitirse.

Por lo tanto, si bien nuestro artículo sugiere que es probable que los murciélagos (y algunos otros mamíferos) continúen albergando y generando virus con altas tasas de crecimiento que podrían ser virulentos después de su contagio a los humanos, no se prevé que estos virus sean los más transmisibles, ya sea entre especies desde murciélagos a humanos o entre las mismas personas después del evento.

No hay evidencia o mecanismo que hayamos descubierto todavía que sugiera que los virus de los murciélagos podrían estar desarrollando una mayor virulencia o que lo harían en el futuro. De hecho, una de las mejores maneras de prevenir el contagio sería emprender proyectos de conservación para restaurar la vida silvestre, y con ello los hábitats de murciélagos para reducir las tasas de contacto entre éstos y los humanos en el futuro.

Temas de la nota

Temas de la nota