¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24°
26 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Tras 51 años preso, Carlos Robledo Puch busca ser libre

Se trata del hombre que más tiempo lleva tras las rejas en la historia criminal argentina, tras asesinar a once personas.

Sabado, 04 de febrero de 2023 01:04

La defensa de Carlos Eduardo Robledo Puch, quien cumplió ayer 51 años en prisión y es el detenido que más tiempo lleva tras las rejas en la historia criminal argentina, solicitará nuevamente su excarcelación y aseguró que, en caso de ser liberado, pasará "el resto de sus días" en una casa de familia de la localidad bonaerense de San Nicolás.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La defensa de Carlos Eduardo Robledo Puch, quien cumplió ayer 51 años en prisión y es el detenido que más tiempo lleva tras las rejas en la historia criminal argentina, solicitará nuevamente su excarcelación y aseguró que, en caso de ser liberado, pasará "el resto de sus días" en una casa de familia de la localidad bonaerense de San Nicolás.

 

Fue condenado en 1982 a la pena de "reclusión perpetua por tiempo indeterminado", tras ser hallado culpable de los hechos.

Tras un fallido intento de que Robledo Puch sea alojado en un asilo de la misma localidad del norte de la provincia de Buenos Aires, su abogado Jorge Alfonso confirmó que una familia estaría dispuesta a recibir al asesino múltiple, condenado en 1982 a la pena de "reclusión perpetua por tiempo indeterminado" por once homicidios cometidos entre los años 1971 y 1972.

 

"Ya presenté tres escritos pidiendo la liberación de Robledo. El último lo estoy por presentar en estos días. Hay otro lugar que aceptaría alojarlo, que es una casa de familia. Tengo el domicilio y la gente que va a ser su garante. También queda en San Nicolás de los Arroyos", explicó a esta agencia Alfonso, quien asumió la defensa de "El Ángel de la Muerte" en octubre del año pasado.

Según describió el letrado, en la presentación que hará ante la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Isidro describirá cómo es el inmueble en el que va a estar alojado y señalará como garantes a dos personas.

"Los jueces de Ejecución de la Pena tienen que ver las credenciales que estén a favor y resolver en consecuencia. Yo pedí un tiempo prudencial de tres meses. Los garantes se van a encargar de la cobertura médica y si en un caso necesita una jubilación. Hay que entender que están dadas las garantías para que esté en libertad", afirmó Alfonso.

Al respecto, el abogado continuó: "En el escrito pido que cada 15 días informen su evolución cuando esté en libertad. Vamos a ver cómo se va a acoplando. El hecho de comer todas las comidas, tener un apoyo moral y psicológico lo va a ayudar a que algún día pueda transitar las calles de San Nicolás".

Ante esa circunstancia, los magistrados Ernesto García Maañón y Oscar Roberto Quintana deberán determinar si le otorgan o no la libertad condicional a Robledo Puch.

En cuanto al estado de salud del detenido, Alfonso contó que "está muy deteriorado físicamente", como consecuencia de la gran cantidad de años que pasó en prisión.

"No sé si va a poder caminar. Tiene diabetes, problemas en la vista y fue diagnosticado con Epoc (Enfermedad Poco Frecuente). Necesita una cobertura médica. Desde el punto de vista mental está muy lúcido, habla y comprende lo que lo rodea", señaló.

En cuanto a la realización de un posible peritaje psiquiátrico o psicológico de Carlos Eduardo Robledo Puch, el letrado indicó que su defendido "no necesita ningún examen para ser liberado", al considerar en que "su pena está agotada".

"Va a ser una gran repercusión si sale en libertad, pero es un derecho que le corresponde a él. Pasaron 51 años desde que está detenido. Es algo inédito", describió el representante legal de "El Ángel".

Por otra parte, el abogado hizo referencia la posibilidad frustrada de que Carlos Eduardo Robledo Puch, sea recibido en el hogar de ancianos "El Renacer", el cual también está ubicado en la localidad de San Nicolás.

"En principio había un lugar de alojamiento en un hogar de San Nicolás de los Arroyos, pero me desayuné que el titular del lugar dio marcha atrás", reconoció el letrado.

En ese sentido, el letrado dijo estar sorprendido por tal decisión ya que gente del asilo festejó junto a Robledo Puch su cumpleaños 71 en la Unidad 26 de Olmos y señaló que ya habían aceptado recibirlo allí.

"Desconozco los motivos. Deben haberlo rechazado por la presión de la gente", especuló el letrado Alfonso.

Sobre la condena

El "Ángel de la Muerte" fue detenido el 3 de febrero de 1972 y condenado el 27 de noviembre de 1980 a "reclusión perpetua con la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado", por la Sala I de la Cámara de San Isidro, que lo encontró culpable de 11 homicidios, entre otros delitos.

Durante sus 51 años en prisión, Robledo Puch pasó por múltiples unidades penitenciarias: la primera de ellas fue la Unidad Penal 9 de la ciudad de La Plata, de donde escapó el 7 de julio de 1973, aunque lo recapturaron 68 horas después.

Puch permaneció en esa cárcel hasta 1981, cuando fue trasladado a la Unidad Penal Nº 2 de Sierra Chica, en la que permaneció hasta el 23 de mayo del 2019 tras ser internado en el hospital municipal de la localidad bonaerense de Olavarría, por una "neumonía multifocal".

Cinco días después, tras recibir el alta, fue derivado a la Unidad 22 de Olmos, donde funciona el hospital penitenciario.

Tras su recuperación, lo trasladaron a la Unidad 26 del mismo distrito, donde permanece alojado en la actualidad.

Se trata de una cárcel que no tiene muros sino un alambrado perimetral; sólo aloja internos que no cumplen condenas por delitos graves o están próximos a recuperar la libertad y en su mayoría los presos superan los 60 años.

La vida del hombre condenado a la pena de 50 años de prisión, fue llevada al cine: el 11 de mayo de 2018 tuvo su premiere mundial en el Festival de Cannes el filme "El Ángel", que llevó a la ficción su historia criminal interpretada por el actor debutante Lorenzo Ferro en una película dirigida por el realizador Luis Ortega.