¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
24 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Habría compensación si se notifican casos de gripe aviar

Desde Senasa enfatizaron alerta y pidieron no manipular aves muertas o con sospecha de la patología.
Lunes, 13 de marzo de 2023 01:03

Ante más de 200 notificaciones semanales en Senasa y 40 casos confirmados en el país, enfatizan en el alerta a productores avícolas y a la población para agilizar la notificación y evitar más pérdidas por la gripe aviar. Senasa destacó el trabajo con la Provincia, instó a informar y evitar contacto con aves sospechosas, que permitirá una compensación por las pérdidas, aclarando que no afecta al ser humano consumir carne de aves ni huevos de animales contagiados.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Ante más de 200 notificaciones semanales en Senasa y 40 casos confirmados en el país, enfatizan en el alerta a productores avícolas y a la población para agilizar la notificación y evitar más pérdidas por la gripe aviar. Senasa destacó el trabajo con la Provincia, instó a informar y evitar contacto con aves sospechosas, que permitirá una compensación por las pérdidas, aclarando que no afecta al ser humano consumir carne de aves ni huevos de animales contagiados.

 

Informar a Senasa, Salta 879, la aplicación "Alerta Senasa", en la web Avisa al Senasa y [email protected] .

 

"Hoy las provincias más afectadas son las del centro sur de Argentina, donde no solo se han confirmado más de 40 casos en aves silvestres, de traspatio, sino en aves de corral. Hasta aquí se sigue haciendo un trabajo fuerte para seguir censando, detectando y conteniendo la enfermedad para que no haya el daño que provoca en la actividad formal", explicó el coordinador regional de Sanidad Animal de Salta y Jujuy del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Francisco Díaz Pardo.

La gripe aviar es una infección de las aves producida por el virus de la gripe aviar tipo A, y que es altamente patógena, cuyo ingreso al país se registró en gansos silvestres de la Laguna de Pozuelos de ésta provincia en febrero. "Para el consumo interno no representa un problema porque no se contagia a través del consumo de carne de ave, eso sigue igual, a lo que ya venimos comunicando tranquilidad a la sociedad en ese sentido", aclaró.

Precisó que esta enfermedad para las personas si representa un riesgo si manipulan o tocan un ave enferma o una que murió por este virus, porque que se trata de una enfermedad viral que ingresa por la vía respiratoria.

Dijo que esta enfermedad afectó el mercado de exportación debido a que Argentina en forma voluntaria, por una cuestión de transparencia, comunicó su presencia ante los países con los cuales tiene líneas comerciales y a organismos internacionales como Organización Mundial de Sanidad Animal (Omsa).

Por ello Senasa se puso a trabajar como organismo sanitario en dos líneas fuertes, seguir detectando y conteniendo la enfermedad, y en recuperar los mercados de exportación. Pardo sostuvo que ya vienen trabajando en sensibilizar y establecer una red de vigilancia fuerte e interinstitucional; y con el sector agrícola desde hace años buscando fortalecer la bioseguridad, la forma más efectiva para que el productor tenga chance de no padecer esta enfermedad. Es que precisó que la enfermedad puede ingresar también por algún vehículo contaminado o por alguna persona que tiene aves traspatio y trabaja en la industria.

Estimó que a estos desafíos el sector productivo los conoce bien, ya que no es la única enfermedad con la que lidian, por lo que tienen sistemas de bioseguridad que suponen desinfección, sanitización, control de lo que ingresa a su predio, acceso restringido a ciertos lugares, protección a las aves con instalaciones de ambientes controlados, líneas de alimentación y de agua seguras. "El desafío es no relajarse en nada", dijo y aseguró que Senasa viene trabajando para revertirlo.

Planteó que en esta región la población aviar se estratifica en dos escenarios, la producción formal, granjas con grandes cantidades de aves en espacios reducidos y ambientes controlados. Otra traspatio, aves sueltas de casas, gallineros o detrás de las viviendas, una forma cultural de cría que aseguró son las más expuestas al contacto de aves silvestres.

Allí enfatizando la labor, recomendando no tener sueltas a sus aves sino encerrarlas, alimentarlas dentro del gallinero y si no lo tiene tratar de colocarlo con una malla para evitar que tengan contacto con aves silvestres que bajen a comer o tomar agua. También instó a tomar atención a diario si están enfermas o se están muriendo, y no manipularlas e informar a Senasa ante la sospecha, porque no se cura.

"A partir de la notificación de esa ave traspatio que está muriendo, la persona va a tener acceso a una compensación económica, es algo anunciado a nivel ministerial", informó. Dijo que se está definiendo que la compensación será a partir del animal que Senasa vaya despoblando y no del que vaya muriendo, por lo que es clave informar para que actúe el organismo, evitando que se propague.

En 48 horas elimina 50% de aves

Según datos oficiales ya publicados con base en el organismo de control, de las más de 200 notificaciones analizadas por el Laboratorio del Senasa suman 40 los casos confirmados, en aves de traspatio 32, silvestres 4 y sector comercial 4, de los cuales 16 son en Córdoba, 9 en Buenos Aires, 4 en Neuquén, 4 en Santa Fe, 2 en Río Negro, 1 en Chaco, 1 en Jujuy, 1 en Santiago del Estero, 1 en San Luis y 1 en Salta. En el país hasta 2022 no había más de 9 notificaciones de sospechas por año, y tras sensibilizar reciben más de 200 denuncias por semana, que aumentan las posibilidades de detectar.

Más allá de esas 40 notificaciones analizadas y confirmadas, se habría informado la muerte de más de 220.000 aves en Río Negro y 20.000 ejemplares afectados en una granja avícola de Mar del Plata. Consultado el coordinador regional, Díaz Pardo se limitó a dar un número pero aclaró respecto al impacto, explicando que en un galpón de pollos parrilleros puede haber hasta 35.000 y pueden haber 16 galpones. “Por eso queremos evitar y seguir trabajando en la vigilancia, la notificación temprana, que es que nos enteremos rápido si la enfermedad vuelve a tocar suelo, si está enfermando, para contener y evitar que sea un riesgo”, dijo.

Buscarían evitar la propagación terrestre, por ejemplo en zapatos que puedan ingresar a algún establecimiento y hacer circular el virus. Destacó que la actividad productiva aviar es altamente preparada y calificada, tiene conocimientos y mucho apoyo técnico profesional e infraestructura, por lo que prevén acompañar en reforzar las medidas de bioseguridad. “Cuando esta enfermedad se presenta en una zona hacinada como es la producción genera estragos, entre 24 a 48 horas elimina entre el 50 y 70% de la población alojada en el galpón. Es un daño gigante, no hay como pararla, ni forma de resolverla puertas adentro”, explicó Díaz Pardo. En tanto, la de traspatio es una presentación epidemiológica distinta, ya que las aves tienen más espacio, están sueltas, por lo que la muerte se ve a cuentagotas. Buscando llevar tranquilidad a la sociedad aclaró que cuando se habla de aves migratorias no se trata de palomas ni gorriones, ya que si bien pueden contagiarse no conviven, se contactan ni migran con otras silvestres que están en espejos de agua, como flamencos y chorlitos, y ratificó que si deben observar a sus gallinas y gansos.

Trabajo con la Provincia

Sobre la experiencia en Jujuy, Díaz Pardo recordó que en Laguna de Pozuelos, donde se detectó el primer caso, Senasa trabajó junto a Parques Nacionales y Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, se probó que las probabilidades de detectar aumentan mientras más se notifiquen, ya que allí la cuarta fue la positiva. Por otro lado, explicó que están trabajando en conjunto con áreas de Salud, provinciales y nacionales en relación al control de posibles contagio a humanos. Dijo que en Cerrillos, Salta, el único caso confirmado de aves de traspatio se hizo en simultáneo con Senasa, que hizo el despoblamiento sanitario del predio y Salud asistió a la familia, le tomó muestras haciendo una contención completa.

“Hemos avanzado fuertemente, se ha establecido una red de vigilancia integrada institucional tanto en la provincia de Jujuy como Salta”, dijo, y agregó que en Pozuelos no hubo familia afectada al ser un ave silvestre. Aclaró que la contención se da en el personal que actúa, usa elementos de protección personal y protocolos estrictos para evitar no solo contagiarse sino también evitar ser vehículos del virus. Ante un caso notificado, la actuación es exclusiva de Senasa, aunque en Pozuelos participó gente de la Provincia y de Parques Nacionales para agilizar, que permitió que en 72 horas se lograra contener el anillo de contingencia del lugar, revisar a la población aviar y constatar que no estuviera el virus.