¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
24 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Cómo son los días de los rugbiers en la cárcel a un mes de las condenas

Lejos de la unidad que demostraron en los últimos tres años, los homicidas de Fernando se encuentran bien divididos. 

Lunes, 06 de marzo de 2023 17:02

A un mes de las duras condenadas que recibieron los ocho rugbiers que asesinaron a Fernando Báez Sosa, la relación entre los homicidas cambió radicalmente. Antes había unidad y pacto de silencio, ahora hay dos grupos bien diferenciados.  

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

A un mes de las duras condenadas que recibieron los ocho rugbiers que asesinaron a Fernando Báez Sosa, la relación entre los homicidas cambió radicalmente. Antes había unidad y pacto de silencio, ahora hay dos grupos bien diferenciados.  

Al momento, los jóvenes todavía se alojan en la alcaidía de Melchor Romero. Mientras, esperan saber cuál será su destino definitivo. 

Sin embargo, luego de conocerse el fallo final del Tribunal de Dolores, la relación entre ellos pende de un hilo, ya que las peleas se transformaron en algo habitual.

En dos ocasiones, el grupo se enfrentó a Máximo Thomsen, quien fue considerado "el líder" del grupo homicida y el que "más golpeó" a la víctima. "Hubo una pelea. Se empezaron a putear y se fueron a las manos. La ligó Thomsen y uno le gritó que los hundió a todos", aseguraron.

Uno de los principales motivos del enojo fue el accionar del abogado, Hugo Tomei. Según los implicados, Tomei acordó con Thomsen para favorecerlo durante el juicio, lo que significó que los demás acusados reciban "una pena mayor".

Debido a estos reiterados cruces, la justicia definió que serán separados . El primero en irse será Matías Benicelli, quien cumplirá su condena perpetua en el penal de Campana.

Tras finalizar el juicio en Dolores, los condenados presentaron un alarmante estado psicológico y de salud mental, que preocupó al Servicio Penitenciario, ante la posibilidad de "autolesiones". 

Fuentes penitenciarias revelaron a NA que "los ocho están con una medida de resguardo de integridad física por miedo a que se lastimen ellos mismos por la depresión que padecen", al tiempo que indicaron que “hay temor de que quieran suicidarse”.

En esta línea, se dio a conocer la carta que escribió Thomsen desde el penal, en la que aclaraba que "siente claustrofobia" y en la que expresó que quería  que "lo disculpen" por los ruidos que ocasiona al dar patadas a las paredes y puertas. 

Thomsen es uno de los rugbiers que presentó mayores síntomas de depresión y ataques de ira. Recién logró calmarse cuando fue visitado por un pastor, quien le entregó una Biblia como material de lectura.

¿En qué cárcel están los rugbiers y a dónde irán?

Actualmente, los ocho se encuentran en el penal de Melchor Romero, mientras sus familias apuestan a que sean trasladados al Complejo Penitenciario de Campana. 

Por un lado, por la poca distancia que mantienen con Zárate, su lugar de residencia, y porque también allí se encuentran dos personas cercanas a los condenados: Matías Pertossi (hermano de Lucas) y la hermana de Enzo Comelli, que trabaja como guardia.

Según lo indicado, Benicelli sería el primero en ser trasladado  y luego lo seguirá Ciro Pertossi. Ambos fueron condenados a perpetua por el delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas".

En base a sus penas, se mantuvo la incertidumbre dado que deberían ser trasladados a una cárcel de máxima seguridad, a excepción de los condenados como “partícipes secundarios”: Blas Cinalli, Ayrton Viollaz y Lucas Pertossi. Sin embargo, se estima que el único que se separe sea Thomsen.

"La de San Martín sería una posibilidad, queda a una hora en auto desde Zárate", le explicaron a Infobae.