¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

23°
29 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Prisión perpetua para el femicida de Camila Peñalva

Roberto Ángel "Flaco" Quipildor fue hallado autor de homicidio triplemente calificado. El fiscal de Cámara Marcelo Cuellar había solicitado la pena máxima para el imputado.
Jueves, 27 de abril de 2023 00:56

El Tribunal en lo Criminal Nº 1 condenó a la pena de prisión perpetua a Roberto Ángel "Flaco" Quipildor, luego de hallarlo autor del femicidio de su expareja Camila Peñalva, hecho ocurrido la madrugada del 5 de marzo de 2020 en la localidad de Huacalera.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El Tribunal en lo Criminal Nº 1 condenó a la pena de prisión perpetua a Roberto Ángel "Flaco" Quipildor, luego de hallarlo autor del femicidio de su expareja Camila Peñalva, hecho ocurrido la madrugada del 5 de marzo de 2020 en la localidad de Huacalera.

En la jornada de ayer se produjeron los alegatos, donde el fiscal de Cámara Marcelo Cuellar detalló cómo ocurrieron los hechos que acabó con la vida de la joven madre y además describió el calvario que la joven era sometida en manos de su expareja.

Camila Peñalva murió a causa de envenenamiento, esto se estableció luego de que los médicos realizaran la autopsia, encontraron un su estómago un plaguicida que se usa en las fincas que plantan verduras, como las que arrienda la familia Quipildor.

Durante la exposición del fiscal, se detallaron varios puntos que luego el Tribunal en lo Criminal Nº 1 sustanció. Uno de ellos tiene que ver con la declaración de varios testigos que viven al frente de la casa donde residía la joven, donde identificaron una motocicleta de 200 cc de cilindradas, de propiedad de Quipildor, que estuvo la noche miércoles 4 y la madrugada del 5 de marzo, estacionada en la vereda de la casa de Camila Peñalva.

Además, la declaración de la hija de ambos en Cámara Gesell fue determinante, porque puso en escena a su padre y dijo que él fue quien recostó a su madre encima de ella y de su hermanito.

Camila Peñalva fue encontrada boca abajo y todo su cuerpo aplastando a su dos hijos, que lloraron toda la noche. Tuvo una intoxicación aguda y sufrió asfixia por sofocación .

El primer informe médico de un profesional que trabaja en el Ministerio Público de la Acusación, había manifestado que la joven se había broncoaspirado, pero una segunda pericia requerida por la querella, permitió materializar la sospecha de un crimen.

QUERELLA Y FISCAL | EN SUS ALEGATOS.

"Flaco" Quipildor tenía 34 años cuando conoció a Camila Peñalva, cuando la joven apenas tenía 17 años. Apenas empezaron a convivir el hombre ejercía violencia de género sobre ella, quien decidió terminar con la relación.

Según el informe psicológico, Quipildor es dueño de una personalidad neurótica obsesiva, tiene poca tolerancia a la frustración y no tiene empatía con las personas que los rodean. Además manifiesta sentimientos de inferioridad y de aquí el temor a ser rechazado por las mujeres.

La declaración de los familiares de Quipildor, terminaron dictando la sentencia, es que en el afán de desprenderlo de la escena, aportaron datos para cerrar el hilo investigativo.

"Flaco" Quipildor se había comprometido en llevar a su hija a la escuela ese 5 de marzo. La pequeña no había podido iniciar las clases de 1º grado, porque no tenía ni delantal, ni útiles escolares, su padre le prometió a su hija, ir por ella y comprarle los elementos escolares. Fue la última persona en ver con vida a Camila y por alguna razón no fue a buscar a su hija, como lo había prometido, sino que se había internado en el monte, en la finca de su abuelo "porque quería aprovechar que el día estaba lindo".

Pero el hombre se había enterado que Camila estaba empezando a conocerse con un joven y tanto para la querella, como para la querella particular representada por Mariana Vargas, ese fue el móvil del crimen.

Cuando todo el pueblo se enteró de la muerte de Camila, Quipildor viajó a la capital jujeña, para entrevistarse con un abogado.

En la última palabra que el tribunal le concedió, antes que pasen a deliberar, el hombre descubrió su rostro detrás del barbijo y levantando la voz dijo "yo no fui".