¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

26°
22 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Estos son los síntomas silenciosos que avisan de un posible cáncer de pulmón en mujeres

Esta patología se consolidó como el tercer tumor más incidente en mujeres en 2022.

Lunes, 15 de mayo de 2023 10:28

El cáncer de pulmón se consolidó como el tercer tumor más incidente en mujeres en 2022, por detrás del cáncer de mama y el de colon. Este hecho se da en relación con el aumento del consumo de tabaco en mujeres a partir de los años 70 años, así como por la falsa creencia de que se trata de un cáncer que solo afecta a los hombres, lo que provoca que no se preste la suficientemente atención a sus síntomas. Algo que, a su vez, puede dar lugar a que los diagnósticos se den de forma tardía en algunas pacientes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El cáncer de pulmón se consolidó como el tercer tumor más incidente en mujeres en 2022, por detrás del cáncer de mama y el de colon. Este hecho se da en relación con el aumento del consumo de tabaco en mujeres a partir de los años 70 años, así como por la falsa creencia de que se trata de un cáncer que solo afecta a los hombres, lo que provoca que no se preste la suficientemente atención a sus síntomas. Algo que, a su vez, puede dar lugar a que los diagnósticos se den de forma tardía en algunas pacientes.

Dicho todo esto es importante estar alerta a las señales que esta enfermedad puede causar, aunque no suelen ser tan explícitas como la de otros tipos de cáncer. Además, es importante saber que el cáncer de pulmón puede darse también en personas no fumadoras y que los síntomas pueden varían enormemente de una persona a otra. 

¿Cómo son los síntomas de cáncer de pulmón en mujeres?

Según los expertos de Mayo Clinic, el cáncer de pulmón en general no produce signos ni síntomas en los primeros estadios. Los signos y síntomas del cáncer de pulmón aparecen cuando la enfermedad está más avanzada y lo más habitual es que sean los siguientes: 

Una tos reciente que no se va.

Tos con sangre, incluso en pequeñas cantidades.

Falta de aire.

Dolor en el pecho.

Ronquera.

Pérdida de peso sin intentarlo.

Dolor de huesos.

Dolor de cabeza.

Así, los síntomas más silenciosos de esta enfermedad y que se pueden confundir con otra dolencia, coinciden con los primeros signos de alerta, siendo la pérdida de peso, la ronquera o el dolor de cabeza algunos de los que más habitualmente pasan desapercibidos entre la gente. 

¿Hay diferencias entre hombres y mujeres?

En lo que respecta a los primeros síntomas, no hay diferencias notables entre hombre o mujeres, pero distintos estudios coinciden en la idea de que el cáncer de pulmón en mujeres ha aumentado a partir de una disminución de los hábitos tabáquicos por parte de los hombres. De igual forma, las mujeres no fumadores pueden ser susceptibles de padecer este tipo de cáncer por cuestiones genéticas. "Existen tumores de pulmón que están asociados a alteraciones genéticas, las más comunes son la mutación EGFR y la traslocación ALK , y son más frecuentes en mujeres no fumadoras que en varones", aseguran desde EFE Salud. 

No en vano, existe una notable diferencia en el diagnóstico. El hecho de que el cáncer de pulmón se haya asociado tradicionalmente a hombres mayores y fumadores hace que el diagnóstico de la enfermedad se pueda demorar al no relacionarlo con síntomas respiratorios que pueden presentar las mujeres, especialmente en las no fumadoras.

¿Qué hacer si tienes síntomas de cáncer de pulmón?

Desde la Asociación para la Investigación del Cáncer de Pulmón en Mujeres explican que el diagnóstico puede darse a través de pruebas por imágenes, análisis de muestras de tejidos y células y otras pruebas respiratorias. En lo que respecta al tratamiento del cáncer de pulmón depende de varios factores y será un comité de médicos quienes decidan.

El estadio en la que se encuentra la enfermedad al diagnóstico.

Su tipo histológico.

Las características individuales del paciente.

Dicho esto, el tratamiento se fundamenta en tres pilares básicos. 

Cirugía que permite la extracción del cuerpo humano de aquel tejido afectado y sus ganglios linfáticos próximos.

Radioterapia, que destruye las células cancerosas mediante un haz de radiación externa. 

Tratamiento sistémico (distribuido por todo el cuerpo), que incluye quimioterapia convencional, terapias dirigidas (en el caso de que el tumor presente dianas concretas e inmunoterapia) y tratamientos contra el entorno tumoral.