¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
22 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Carlos y Piqui, iluminados por Gerardo

Lunes, 08 de mayo de 2023 07:00

Era lo esperado. No sólo a la luz de las encuestas y sondeos previos, sino simplemente por la sensación que transmitía “la calle”, desde hace meses. La ruta que el gobernador Gerardo Morales trazó en el 2015, de la mano del entonces sorprendente Mauricio Macri, después se consolidó en la Provincia, ganando vida y proyección propias. Con ellas llegaron hasta este 2023 y en el camino, le permitieron a la coalición “Cambia Jujuy” sostener sus victorias en el gobierno jujeño, en un muy buen número de intendencias y comisiones municipales, más la mayoría de las bancas en los parlamentos municipales y en la Legislatura. Hoy, que el GM va en busca de otros horizontes, jugar de titular en “las ligas mayores”, como les gusta decir a los radicales, la poderosa luz de sus objetivos, su gestión y las líneas directrices marcadas, volvieron a alumbrar otra victoria. Igual pero diferente, porque esta vez iluminó a los herederos en el control del Poder Ejecutivo, Carlos Sadir, gobernador electo y Alberto Bernis, vicegobernador y presidente del Poder Legislativo. Ambos radicales de paladar negro y obviamente, ultragerardistas. La campaña breve pero intensa, terminó renovando la confianza de la mayoría de los jujeños en la coalición gobernante, conducida por la Unión Cívica Radical, más los modestos aportes del PRO, la Coalición Cívica, Lyder, sectores del peronismo y partidos municipales.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Era lo esperado. No sólo a la luz de las encuestas y sondeos previos, sino simplemente por la sensación que transmitía “la calle”, desde hace meses. La ruta que el gobernador Gerardo Morales trazó en el 2015, de la mano del entonces sorprendente Mauricio Macri, después se consolidó en la Provincia, ganando vida y proyección propias. Con ellas llegaron hasta este 2023 y en el camino, le permitieron a la coalición “Cambia Jujuy” sostener sus victorias en el gobierno jujeño, en un muy buen número de intendencias y comisiones municipales, más la mayoría de las bancas en los parlamentos municipales y en la Legislatura. Hoy, que el GM va en busca de otros horizontes, jugar de titular en “las ligas mayores”, como les gusta decir a los radicales, la poderosa luz de sus objetivos, su gestión y las líneas directrices marcadas, volvieron a alumbrar otra victoria. Igual pero diferente, porque esta vez iluminó a los herederos en el control del Poder Ejecutivo, Carlos Sadir, gobernador electo y Alberto Bernis, vicegobernador y presidente del Poder Legislativo. Ambos radicales de paladar negro y obviamente, ultragerardistas. La campaña breve pero intensa, terminó renovando la confianza de la mayoría de los jujeños en la coalición gobernante, conducida por la Unión Cívica Radical, más los modestos aportes del PRO, la Coalición Cívica, Lyder, sectores del peronismo y partidos municipales.

También ocurrió lo esperado en la “madre de las batallas electorales” en Jujuy: la Capital, San Salvador de Jujuy. Al momento de escribirse estas líneas, Raúl Jorge, alcanzaba con comodidad su quinto mandato, al frente del municipio y le daba a Cambia Jujuy, y garantizaba el envión definitorio, en toda la provincia. Aquí también llegaron los reflectores que orientaba el GM, pero se debe reconocer que Chuli, con hidalguía y certeza, generó luz propia para iluminar su camino en la política, en este caso en la gestión municipal. Y a esos atributos, se les debe agregar el sólido respeto a las decisiones de su grupo de pertenencia política, a los que siempre respondió con firmeza y generosidad, aunque no siempre hayan sido de su entera satisfacción. Él priorizó al conjunto y le aseguró las victorias.

RUBÉN RIVAROLA. 

El segundo escalón del podio le correspondió a la fórmula peronista de Rubén Rivarola y Carolina Moisés. La tarea fue titánica. Tuvieron que lidiar desde el llano, desde donde el peronismo no siempre estuvo acostumbrado a pelear: debió enfrentar el alto posicionamiento, la gestión exitosa y la poderosa estructura del oficialismo provinciano. Pero además, el Frente Justicialista, (que hasta desechó llamarse “Frente de Todos”), debió cargar con la mochila de su propio gobierno nacional, que atraviesa un tiempo de índices negativos y desencuentros, sólo aporta incertidumbre y desasosiego general, y  nada ayudó a empujar el carro de la campaña en la empinada cuesta que culminó ayer. A pesar de ello, el peronismo recobró musculatura, se desplegó por todo el territorio provincial, mantuvo en su poder municipios importantes, rearmará sus bloques legislativos y ahora se prepara para la pelea por los cargos electivos nacionales. Una mención aparte merece la candidata a intendenta de la Capital, Liliana Fellner, la primera mujer en esa pelea política, que luchó a destajo enfrentando a los gigantes.

El tercer escalón fue recuperado por la Izquierda. Tuvo dos razones para alcanzar el sitial: 1- su propio trabajo hormiga, día por día, puerta por puerta, con su característica constancia; y 2- la recolección de los votos castigo de una sociedad hastiada de la baja calidad de vida que la política y los políticos tradicionales no han podido revertir. Algo parecido les había ocurrido en el 2015, y lo perdieron en el 2019 y ahora, vuelven a darle una merecida posición a la gente del FIT. Aun estando en las antípodas del libertario de melena revuelta (que en Jujuy no hizo pie), la izquierda local actuó como un “imán Milei” para los descontentos y enojados, pero esencialmente, fue su lucha la que recibió este premio de una nueva oportunidad. Como es clásico, abrieron sus paraguas de denuncias de posibles fraudes, que en, la realidad, anoche quedaron desvirtuadas. El líder del sector, Alejandro Vilca tuvo un aliado notable: el joven economista y concejal Gastón Remy que sorprendió escoltando al Chuli Jorge en la pelea por la intendencia de San Salvador, y ganando desde otro lugar del voto una banca de diputado.

ALEJANDRO VILCA. 

Queda ahora por esperar los resultados finales para poder hilar más fino y resolver con el sistema D´Hont los cargos a repartir. El Frente Unidad por Jujuy roza los límites del 5% del padrón que le permitirían entrar en la conversación. Los demás ya quedaron virtualmente afuera. Lo mismo que las colectoras de las cuales, sólo la de Primero Jujuy del actual vicegobernador Carlos Haquim, (que aporta al Frente Cambia Jujuy), alcanzaría el piso necesario. Los demás sectores de la contienda de ayer, muchos de los cuales quedarán incluso por debajo de los votos blancos, nulos o recurridos, se llevarán el premio de haber participado y contribuido honrada y esforzadamente al crecimiento del sistema democrático en la Provincia, lo que se les debe reconocer con la altura que el gesto merece.

Otro si digo: vale destacar la breve y brillante celebración de Cambia Jujuy. Esta vez, las luces se volvieron hacia ellos, para darles el brillo y la presencia de una principalísima marquesina política nacional. En el escenario, Horacio Rodríguez Larreta, Mario Negri, Cano, Posse, Lousteau, Yacobitti, Ferraro, entre otros notables cambiemitas, rodearon a la fórmula ganadora, abrazaron a Gerardo y posaron para la foto que está recorriendo el país, en otro intento de mostrar la unidad y fortaleza que las peleas intestinas de estos días le venían limando potencia a Juntos por el Cambio. Especialmente a Gerardo, lo pusieron en la rampa de lanzamiento que apunta hacia la Casa Rosada. Claro, después se verá cómo se acomodan los melones en el carro, mientras vaya andando el año hacia los días de las definiciones mayores. Lo de Jujuy, ya va quedando atrás, aunque comienzan también, nuevos reacomodamientos en el escenario.

 

Temas de la nota