¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
19 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

La llegada del carrusel de la esperanza

Se trata de un emprendimiento familiar que ya tiene seis años de presencia en el Ramal jujeño.
Jueves, 01 de junio de 2023 01:02

Como un torbellino de alegría y gratos recuerdos, el matrimonio de Andrés Miranda y Alicia Barbosa, desde hace 6 años, decidió emprender la misión de entretener a chicos y grandes con el famoso carrusel de la esperanza, un fenómeno de las tardes en San Pedro de Jujuy y zonas aledañas.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Como un torbellino de alegría y gratos recuerdos, el matrimonio de Andrés Miranda y Alicia Barbosa, desde hace 6 años, decidió emprender la misión de entretener a chicos y grandes con el famoso carrusel de la esperanza, un fenómeno de las tardes en San Pedro de Jujuy y zonas aledañas.

Miranda es jubilado del ingenio La Esperanza. Un día con su hijo viajó a Monterrico y, luego de una interesante conversación, decidió comprar una vieja calesita que estaba a la venta en aquella localidad de los Valles jujeños. Vio en ella un gran proyecto a desarrollar. Un proyecto donde toda la familia se comprometió y comenzó a trabajar. Su primera locación fue en La Esperanza, casi frente de su domicilio en la plaza de las Madres. Previa autorización del intendente de aquella localidad, se instalaron y comenzaron a trabajar. La respuesta de la gente fue casi inmediata. A medida que se iban enterando, la gente comenzó a llegar hasta el lugar para conocer y disfrutar del carrusel de la esperanza. Vecinos del lugar, de otros puntos del departamento San Pedro se acercaban, llevando a sus hijos para que conozcan la magia de la calesita, única en esta región de la provincia.

Luego de casi seis años de éxito en La Esperanza, decidieron trasladarse hacia la ciudad de San Pedro, buscando nuevos horizontes. Presentaron el proyecto al municipio y fueron bien recibidos por el intendente Julio Bravo.

Desde ese momento, se iniciaron las tareas para poder trasladar e instalar el carrusel en su nueva ubicación, la plazoleta de las Naciones sobre avenida 25 de Mayo.

Una fuerte inversión económica de la familia y la colaboración de la comuna sampedreña permitieron que el carrusel de la esperanza ya esté funcionando y recibiendo a cientos de niños y familias.

Abrazado a su esposa Alicia, Andrés Miranda le dijo a El Tribuno de Jujuy que "al ser jubilados, el carrusel nos entretiene. Nos hace tener una buena relación con los vecinos y con los que vienen aquí. Estamos activos todavía. Cada vez que venimos acá trabajamos y nos sentimos felices. Además, compartir con los chicos es lo mejor".

El carrusel de la esperanza comenzó siendo un emprendimiento familiar para sostener la economía tras el jubileo, pero hoy se ha transformado en un atractivo peculiarmente exitoso. Un dador de alegría permanente a nuestras infancias.

El carrusel funciona en la esquina de San Martín y avenida 25 de Mayo, en la plazoleta de las Naciones, de miércoles a domingo, de 17.30 a 22. Aparte de la calesita, los chicos pueden disfrutar de cama elástica, tejo, metegol, pintorcito y pelotero, a los que se agregan atractivos para toda la familia.