¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

12°
16 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

La ciudad sigue sin colectivos y crece malestar de usuarios

La UTA rechazó la oferta de las empresas de pagar un 10% más de la deuda salarial y que el servicio retorne.
Jueves, 22 de febrero de 2024 01:02
BRONCA | LA GENTE NO SOLO SE QUEJA DE LOS COLECTIVOS, SINO TAMBIÉN DE LA SUBA DE PRECIOS, TARIFAS Y BAJOS SALARIOS.

Los usuarios del transporte urbano capitalino seguirán sin servicio en la jornada de hoy. Aunque en la reunión conciliatoria de ayer los empresarios propusieron el pago de un 10% más de lo que adeudan por salarios de enero para que se levante la medida de fuerza, los dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) - Seccional Jujuy la rechazaron de plano, tal como había acontecido con el pedido para que, por lo menos, se implemente una prestación de urgencia hasta que se pueda saldar los haberes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los usuarios del transporte urbano capitalino seguirán sin servicio en la jornada de hoy. Aunque en la reunión conciliatoria de ayer los empresarios propusieron el pago de un 10% más de lo que adeudan por salarios de enero para que se levante la medida de fuerza, los dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) - Seccional Jujuy la rechazaron de plano, tal como había acontecido con el pedido para que, por lo menos, se implemente una prestación de urgencia hasta que se pueda saldar los haberes.

LARGA ESPERA | PERSONAS ESPERANDO ABORDAR TAXIS U OTROS VEHÍCULOS QUE LAS TRASLADEN A CUMPLIR OBLIGACIONES

Será el séptimo día de paro que comenzó el último viernes, y según destacaron los empresarios, si los trabajadores aceptaban el pago del 10% más (se completaría un 40%), "faltarían 300 millones de pesos más" para pagar el total de la deuda salarial, que también incluye un bono de 60 mil pesos otorgado a ese sector laboral.

Hoy se realizaría una nueva reunión entre empresarios, la UTA y funcionarios de la Dirección de Empleo de la Provincia, pero mientras Nación no remita los recursos del Fondo Compensador del Transporte Urbano de Pasajeros del Interior, hay pocas posibilidades de que retornen los colectivos del servicio público a la capital jujeña.

Crece malestar

La paciencia de los capitalinos está al límite: los aumentos cotidianos, el dinero que no alcanza, la avivada de los pícaros de siempre, y el incremento del boleto a partir del 1 de marzo significan "más nafta al fuego" dentro del paro de los colectivos.

No hay ciudadano de a pie que reniegue (por no utilizar otro término) de esta realidad que afronta por el paro de ómnibus, conflicto que no es de ahora, y del cual tanto se habló desde un sector y del otro sobre quién tiene la responsabilidad, que hoy se duda en quién creer.

Levantarse cada mañana y saber que será otra jornada "de miércoles" para conseguir en qué trasladarse hasta el lugar de trabajo, o tener que comerse la bronca de pagar $800 y hasta $ 1.000 desde el sector B5 de Alto Comedero hasta el centro, no hay quien lo aguante, como tampoco bolsillo.

Estos días fueron de furia contenida, pero ya a varios les está sobrepasando y se despachan sin medida contra los taxistas que cobran más de lo debido; de los "compartidos" que se están pasando de la línea, del municipio y los ediles que están callados, de los gremialistas que amparan la medida de fuerza, y hasta el Gobierno provincial fue metido en la misma bolsa.

Estudiantes, trabajadores, jubilados, amas de casa, coinciden que esta situación ya no da para más, y que se profundizará mucho más aún si el ajuste que lleva adelante el Gobierno nacional, con la correspondiente liberación de precios, no cede o por lo menos los sueldos comienzan a ser equiparados para contrarrestar los efectos de la inflación.

Mientras se suceden las filas en las principales calles de los barrios con gente esperando tomar un taxi, solos o en grupo, para llegar a cumplir sus obligaciones, mientras esperan que tanto la Provincia como el Municipio implementen servicios de emergencia para aliviarle los gastos de traslado. Porque demás está decir que muchos transportistas se aprovechan de la necesidad y de la falta de controles, y cobran lo que se les ocurre.

Las mismas filas también se pueden ver en las comisarías, con gente justificando que no puede llegar a lugares de trabajo o a cumplir con otras obligaciones, por la falta de colectivos.

En este círculo vicioso, es el ciudadano quién está en el medio, es el único perjudicado, el que una vez más tiene que solucionar como sea los problemas que le generan quienes tienen la responsabilidad de brindarle un servicio adecuado. (Daniel Salas).