Un chofer del corredor 4A, René Cuellar, de 28 años, fue baleado en la mano por un delincuente. El hecho ocurrió durante los primeros minutos del viernes en el barrio Palermo, en la zona oeste de la capital salteña. El trabajador condujo varios metros mientras era encañonado.
"Mi marido estaba haciendo el corte de línea y no se dio cuenta de que quedó una persona. El se estaba yendo del barrio para ir a dejar el colectivo a la empresa cuando en un momento sintió que le asentaban un puño en el ojo derecho, entonces él con la mano derecha intentó sacarse el cinturón, pero vio que el sujeto le apuntaba con un arma", relató Mónica Vega, esposa de la víctima.
"René agarró el volante y le dijo al ladrón "ahí están las cosas'', en referencia a su bolsito que el siempre tiene a un costadito, pero el delincuente le seguía apuntando y mi esposo miraba el arma. Pensó que era de juguete y se la agarró con la mano izquierda pero saltó el disparo. El tipo se bajó, desapareció y como mi marido estaba a unas cuadras de la comisaría, manejó como pudo hasta allí", añadió la mujer.
La Policía solicitó una ambulancia del Samec y el chofer baleado fue trasladado al hospital privado de Tres Cerritos.
Fue operado
Allí se le diagnosticó una herida de bala en la mano cerca del dedo índice. El proyectil le traspasó de la palma hacia arriba, por lo que tuvo que ser sometido a una cirugía el viernes, a las 13.15.
"Le abrieron esa parte para limpiarle los restos de bala que le quedaron en la palma. Además, tiene una fractura del dedo índice. Le pusieron dos clavos. Como el proyectil le tocó los nervios hay que esperar su evolución", explicó Mónica.
Esa noche la Policía fue hacia el hospital privado para tomarle declaración al colectivero damnificado. Al día siguiente recibió el alta médica.
René Cuellar se desempeña como chofer de colectivo desde hace cuatro años y tiene hijos pequeños. "Está muy afectado anímicamente. Por momentos se lo ve bien, tranquilo, pero por otros decae y se lo nota angustiado", sostuvo Mónica.
Hasta el cierre de esta edición la Policía aún no lograba dar con el delincuente.
Malestar
José Magno, delegado gremial de la agrupación Colectiveros Unidos de Salta (CUS) y chofer desde hace 20 años, manifestó: "Este no es un hecho aislado porque venimos padeciendo la inseguridad desde hace tiempo. El viernes por la noche pusieron un policía por unidad pero no sabemos si eso continuará. Uno siempre lleva su celular y algunos pesos. Nada más. Sin embargo, los compañeros son asaltados todo el tiempo, por nada. A nuestro compañero lo podrían haber matado. El tiro le dio en la mano. Fue una desgracia con suerte. Gracias a Dios no pasó a mayores".
"El secretario general de la UTA, Jorge Flores, nos informó que este lunes íbamos a tener una reunión con el propietario de Transal. Nosotros queremos una reunión con el ministro de Seguridad y el gobernador. No queremos silencio ante nuestra situación", finalizó.

Solicitaron medidas

Tras el feroz ataque, la agrupación de Colectiveros Unidos de Salta (CUS) emitió un comunicado en el que manifiesta su malestar por la situación que atraviesan los choferes por la inseguridad en los barrios de la ciudad.
Compañeros de Cuellar, junto a José Magno y Edgar Costello, ambos delegados gremiales, se presentaron en la sede de la UTA de Salta y le transmitieron al secretario general Jorge Flores su reclamo.
"Solicitamos las medidas pertinentes y nos mantenemos en estado de alerta con movilización para los próximos días. No descartamos un quite de colaboración", culminaron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...