"En viernes 20 de febrero a las 16, en el barrio La Banda de Coronel Moldes vamos a hacer un taller de robótica sobre "seguidores de línea ''. El taller cerrará el domingo con una muestra y está destinado a jóvenes de 14 a 19 años, sin costo" contó a El Tribuno, Florencia Correa. Las actividades estarán a cargo del profesor Carlos Ríos, secundado por Florencia.
La jovencita fue seleccionada junto a otros tres estudiantes salteños para viajar a Bélgica a participar de un taller de robótica dictado por el Instituto Dwngo.
Para ello pasó un proceso de selección que estuvo a cargo de Juan Pablo Carbajal, representando al instituto belga y funcionarios de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Provincia. Florencia viajó la última semana de octubre junto a Lourdes Gouyot del Bachillerato Humanista de Salta, Matías Fajardo de Orán y Marcos Emanuel Sosa de Joaquín V. González. El grupo fue acompañado por el profesor Carlos Ríos de Campo Quijano.
Inquieta
Estudiante Florencia Correa CORONEL MOLDES "La experiencia en Bélgica fue fantástica. Aprendimos muchas cosas, no solo robótica"
Flor de17 años, tiene 9 hermanos y es de Coronel Moldes. Se recibió el año pasado en la escuela pública Puerta de Díaz y ahora se encuentra realizando el curso de ingreso a la carrera de Física en la Universidad Nacional de Salta. Su sueño es ingresar al Instituto Balseiro. Además, participa del taller Física al Alcance de Todos que conduce en la UNSa, Daniel Córdoba. Como una forma de devolver algo de la experiencia vivida en Bélgica, el profesor Carlos Ríos hará un taller de robótica acompañado de Florencia quien le contó a El Tribuno sus vivencias en aquel país.
"Bélgica es muy especial, son muy ecologistas, andan en bici, generan energías alternativas. Noté que para ellos el auto no es un símbolo de estatus social. La gente come sano... es como muy perfecto", relató Flor, todavía asombrada por el ritmo de vida e idiosincrasia de aquel país.
En el instituto Dwngo participaron de la experiencia de trabajar en robótica: "Tardamos en resolver los problemas no porque no supiéramos qué hacer sino porque no nos entendíamos. Trabajábamos en grupos y había chicos de diferentes países con distintos idiomas. Finalmente logramos comunicarnos". "Pero, lo mejor que viví fue ver que se puede hacer un mundo mejor sin naturalizar lo perjudicial para la sociedad y que es importante valorar el voluntariado y los trabajos que nos hacen más humanos", agregó.
"Seguidores de línea"
El taller comienza el viernes 20 y se dará en el salón de usos múltiples de las cabañas Mis Soles en Moldes. Está destinado a chicos de 14 a 19 años y el cupo es de 15. "Es para que trabajen 3 chicos por placa", dijo Florencia. Cierra el domingo con una exposición de los trabajos realizados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...