La Veloz del Norte, empresa salteña con 72 años de vida y la segunda empleadora privada de la provincia, se convirtió ayer en la nueva adquisición del hegemónico grupo de transporte Flecha Bus.

La venta del 50% de las acciones de su presidente, Marcos Levín, al titular de la otra mitad, Luis Derudder, fue confirmada ayer tarde a El Tribuno por fuentes cercanas al directorio de la firma.

Los informantes no precisaron el monto del acuerdo, aunque sí señalaron que el traspaso del control incluyó un entendimiento por un pasivo de alrededor de $120 millones.

Poco antes de confirmarse la venta de La Veloz, en una concurrida asamblea realizada en los talleres de la avenida Tavella, trabajadores que reclamaban el levantamiento de los bloqueos de la UTA, decidieron mantener suspendidos los servicios en espera de garantías para los 870 puestos que dependen de la empresa.

“Nosotros, que somos la inmensa mayoría de los empleados de La Veloz, queremos dejar en claro que no vamos a permitir que se despida a un sólo lava-coches”, remarcó Raúl Sánchez, uno de los voceros de los empleados que decidieron mantenerse en vigilia en los talleres hasta tanto los responsables de la empresa firmen un compromiso que asegure la continuidad, estabilidad y respeto a la antigedad y categoría de los trabajadores.

“Flecha Bus acaba de adquirir la empresa Brown y ya dispuso allí 40 despidos. Todos sabemos cómo se maneja este grupo de transporte, que absorbió a cerca de 50 empresas en diferentes regiones del país”, recalcó otro portavoz del personal reunido en esa asamblea.

Poco antes, cuando todavía no estaba confirmada la venta de la empresa, el secretario general de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), Pablo Medrano, anunció que ese gremio y los más de 500 trabajadores afiliados en La Veloz se mantendrán “firmes” hasta tener un acta compromiso de la administración empresaria con respecto a los atrasos salariales y la estabilidad laboral.

En este punto, hubo duros cuestionamientos al papel de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que inició los bloqueos a los servicios de La Veloz, el pasado 27 de agosto, en protesta por el pago fraccionado de sueldos. En este punto, los trabajadores enfrentados al gremio hicieron notar que el pasado jueves, en el acta firmada en la delegación del Ministerio de Trabajo de la Nación, la UTA no puso reparos a la propuesta de Luis Derudder de liquidar los atrasos salariales en cuotas. Tampoco escaparon a las críticas los funcionarios que rubricaron el acta junto al gremio. “Hicieron una payasada”, reprocharon los trabajadores de La Veloz, que también acusaron al gobierno provincial de “lavarse las manos” en el largo conflicto. No menos cuestionada fue la decisión que adoptó el gobierno salteño, al autorizar a cubrir localidades desatendidas a Flecha Bus y otras empresas controladas por el grupo que anoche formalizó su propuesta de cancelación salarial en cuotas. Al cierre de esta edición, los empleados debatían si levantaban o no el paro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...