“El que lea atentamente mi poesía comprenderá rápidamente que la intención es cantar opinando”, decía el poeta mendocino Armando Tejada Gómez, autor de la letra de “Fuego en Animaná” que musicalizó, en un incomparable huayno, el salteño César Isella.

La canción fue interpretada por cantores como Mercedes Sosa, Cuarteto Zupay, Gina María Hidalgo y también tuvo representaciones deslumbrantes como la del ballet de Iñaki Urlezaga.

Mañana, a las 18,30, el sindicato que agrupa a los obreros vitivinícolas (SOEV) recordará los acontecimientos vividos por el pueblo de Animaná hace 41 años y que dieron pie a una de las canciones más emblemáticas del folclore de los años '70.

El “Animanazo”

El miércoles 19 de julio de 1972 Animaná se despertó en medio de una protesta extraordinaria para la época. Como consecuencia de una disputa judicial entre los dueños, la principal bodega no pagaba los salarios a los trabajadores desde hacía seis meses.

El pueblo en su conjunto se manifestó al lado de los trabajadores que, en una asamblea popular, decidieron tomar cartas en el asunto. Pacíficamente ocuparon la bodega, la municipalidad, la policía, cortaron la ruta y luego marcharon a Cafayate para protestar por la detención de los dirigentes del sindicato Pablo Ríos e Inocencio Ramírez.

La manifestación contó también con el apoyo del entonces intendente José Vasvari. A su vez, en la entrada del pueblo se armaron barricadas y los vecinos se apostaron para el cobro de “peaje”. La improvisada “aduana” cobraba para solventar los insumos para la olla popular.

La memoria de los hechos no trascendió, por aquel entonces, más allá de los medios de comunicación locales. Todavía hoy, los protagonistas de aquella pueblada esperan ser rescatados del olvido.

Y contrastando con lo efímera que se muestra la historia reciente, la canción que Armando Tejada Gómez y César Isella le dedicaron al acontecimiento quedó como un fiel testimonio de la lucha del trabajador rural y como una reivindicación de la cultura calchaquí.

“Sepan los que no han sabido que no estoy de solo estar, que estoy parado en el grito, bagualero del Pujllay”, dice uno de sus versos.

Muestras, danza y mucho folclore

Mañana, a las 18.30, dará inicio el acto homenaje a la lucha de los trabajadores vitivinícolas en la sede del SOEV.

Se descubrirá una placa homenaje y se inaugurará una sala sobre la memoria del Animanazo, con una muestra fotográfica de diarios de época, tanto nacionales como provinciales, fotos y fragmentos de los relatos de los protagonistas.

Por su parte, el Ballet Almafuerte realizará una representación artística del Animanazo.

Luego habrá una ronda de bagualeros y danzas tradicionales interpretadas por el ballet Maná del Cielo. Actuarán también Los Salamanqueros.

Al finalizar habrá una olla popular y se servirá el tradicional locro.

Los actos, con entrada libre y gratuita, están organizados por la Municipalidad de Animaná, el SOEV y la Universidad Nacional de Salta.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...