En la sesión del Senado de la Nación, legisladores de la región objetaron la función que tendrán los 4.500 militares que se desplegarán en las fronteras de Salta, Jujuy, Corrientes, Formosa y Misiones. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, dispuso ese movimiento tras la orden del Gobierno de trasladar a cientos de gendarmes del NOA a Buenos Aires.

Legisladores y el mismo ministro señalaron que los militares no podrán actuar en forma directa frente al narcotráfico. Así, no reemplazarán a los gendarmes que ya están en jurisdicción bonaerense.

Desde Misiones, al mediodía, Rossi declaró ante la prensa que la tarea de los efectivos del Ejército consistirá en el patrullaje y en la vigilancia en las fronteras. Y agregó que los uniformados deberán “comunicar a las otras fuerzas de seguridad cualquier ilícito o irregularidad que detecten”.

Horas más tarde, en el Congreso de la Nación, los senadores remarcaron que esas formaciones no tienen facultades legales para inmiscuirse en cuestiones de la seguridad interior. Por eso, solicitaron que los ministros de Defensa, Rossi, y de Seguridad, Arturo Puricelli, brinden explicaciones sobre las funciones que tendrán los militares en el norte del país. El pedido fue aprobado por la mayoría y se gestionará una reunión para la próxima semana.

La senadora Sonia Escudero manifestó que “no se puede reemplazar a gendarmes por efectivos del Ejército porque hay un obstáculo legal. Cuando se recuperó la democracia, en 1983, se establecieron cuáles eran los objetivos de la seguridad interior y de la defensa exterior. No hay intenciones de modificar eso. Las Fuerzas Armadas tienen una prohibición absoluta de hacer tareas de seguridad interior o inteligencia”.

Al tomar la palabra, el senador Juan Carlos Romero expuso: “Queremos saber las razones de mandar efectivos del Ejército a realizar una tarea que no le corresponde. Nos genera dudas sobre cómo se comportarán los soldados ante una orden emitida por los jueces federales, sumado al riesgo de que se dediquen a hacer inteligencia interna. Esta situación nos retrotrae a una imagen que no quisiera volver a ver”.

Vecinos de Salvador Mazza comentaron ayer aEl Tribunoque empezaron a observar el patrullaje de vehículos militares en la zona.

El legislador salteño insistió en que el Gobierno nacional aclare “qué quiere hacer con la seguridad en la frontera. Es muy serio el problema del narcotráfico para que saquen gendarmes que son enviados a la provincia de Buenos Aires por una decisión política”.

En los últimos días, más de 4.000 miembros de Gendarmería de distintos puntos del país arribaron a suelo bonaerense. Fuentes confirmaron que el traslado es transitorio y su futuro se resolverá después de las elecciones legislativas de octubre.

Desde adentro del escuadrón de Gendarmería ubicado en Chachapoyas indicaron que la partida de 40 compañeros sobrecargó a aquellos efectivos que prestan servicios.

Por su parte, la senadora Escudero recordó que el Gobierno nacional se comprometió a destinar 300 gendarmes para Salta. “Debe cumplirlo de forma inminente”, dijo.

“Sin control rutero”

“Bajo ningún punto de vista el Ejército intervendrá en seguridad interior”, aseguró el ministro Rossi. En su visita a Misiones señaló que el personal designado al Escudo Norte cumplirá tareas de “control y vigilancia fronteriza”.

“Los efectivos del Ejército no podrán actuar en controles ruteros, para eso está la Gendarmería'', indicó el funcionario K.

Biella tilda a la medida de “improvisada”


“No debemos permitir esta nueva improvisación en materia de seguridad interior”, manifestó el diputado nacional Bernardo Biella sobre el despliegue de 4.500 militares en el Norte. Y cuestionó al ministro Rossi por “desconocer el rol de las Fuerzas Armadas y de la Gendarmería Nacional”.
“La verdadera función del Ejército es servir a la Patria para contribuir a la defensa nacional y al sostenimiento del sistema de gobierno representativo, republicano y federal”, acentuó. También exigió que la Cámara baja cite a los titulares de las carteras de Defensa y Seguridad y convoque al Consejo de Seguridad Nacional. Biella señaló que con la medida oficial “no se cumple con la ley 23.554 que se refiere a la desmilitarizarización de la seguridad interior”.
El diputado nacional por Salta José Vilariño opinó que la presencia de efectivos del Ejército en la zona de frontera puede servir aunque no tengan las mismas funciones que los gendarmes.
“El despliegue territorial puede contribuir a la prevención. En muchos casos se busca el apoyo de fuerzas auxiliares con capacidad, recursos humanos y equipamiento para una función de soporte”, dijo el legislador del FPV.
Vilariño consideró que los militares tendrán que actuar con el apoyo de Gendarmería. Sin embargo, opinó que lo más importante frente al narcotráfico es el control aéreo. “La lucha más eficaz es la que se debe hacer con los radares. Por tierra se mueve el contrabando menor”.
El legislador oficialista admitió que “se debe completar” el sistema para detectar aviones ilegales en el límite con Bolivia. La demora en la implementación de tecnología que permita prevenir vuelos que traigan droga al país viene siendo motivo de reclamo de legisladores y referentes de la Justicia en años.
 

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...