Dos mujeres descargaron todas sus sensaciones de angustia, dolor e impotencia a casi 40 años de la desaparición de una de las víctimas del terrorismo de estado. El doloroso relato de las testigos que declararon ayer en el juicio por la megacausa UNSa II fue tan fuerte que enmudeció hasta al propio fiscal Carlos Martín Amad. "Después de lo que escuchamos, sentí que no había nada que preguntar", expresó Amad aEl Tribunoal término del testimonio de María de la Esperanza Beltramino, esposa de Daniel Lotto, un militante montonero que desapareció el 24 de septiembre de 1976 en la capital salteña. Ese mismo día, ella fue detenida en Córdoba, adonde había viajado con su beba de 6 meses, y permaneció privada de su libertad hasta 1982 como presa política. Recordó que los rastros de su esposo se perdieron la misma madrugada que desaparecieron las docentes de la UNSa Silvia Benjamina Aramayo, Gemma Fernández Arcieri y su esposo Jorge Gamboa.
Beltramino contó que hasta 1975 vivieron en la ciudad de Termas de Rio Hondo, Santiago del Estero, cuando decidieron trasladarse a Salta debido a las persecuciones políticas que la familia de su marido y ellos venían sufriendo por parte del gobernador Carlos Juárez.
"Mi cuñado José Teodoro Lotto, que también militaba en Montoneros, se quedó en Tucumán y al poco tiempo tomamos conocimiento de que había desaparecido", expresó la mujer. Dijo que en 1975 comenzaron a trabajar en la zapatería del matrimonio Gamboa y que hasta mediados de 1976 no habían tenido inconvenientes. "Estábamos felices porque había nacido nuestra primera hija y en el mes de septiembre de viajé a Córdoba para que mi familia conociera a la nena", recordó. "Fui detenida el 24 de septiembre a la tarde, me llevaron a un centro clandestino y ese mismo día me dijeron que habían detenido a mi esposo y al matrimonio Gamboa en Salta", dijo. Según la mujer, a partir de ese momento comenzó su largo peregrinar. "Tenía 21 años, me había quedado sin esposo y tuve que desprenderme de mi hija porque luego me llevaron al penal de villa Devoto, donde estuve presa hasta 1982", contó.

"La dictadura destruyó a mi familia"
La hija de Daniel Lotto se descompensó tras su emotivo testimonio. El testimonio de María José Lotto también invadió de emoción la sala de audiencia. Dijo que la desaparición de su padre y la privación de la libertad de su madre la marcaron para siempre. "En la escuela a mi me daba vergüenza decir que tenía un papá desaparecido y una mamá presa", expresó. Recordó con mucha emoción a su abuela Arsenia Zurita, quien la crió hasta que liberaron a su madre y a la denodada lucha que realizó la mujer para saber qué había pasado con sus dos hijos, Daniel y José Lotto. "La dictadura destruyó mi familia por el solo hecho de pensar en un mundo mejor. Tengo un hijo de diez años y él también sufre las consecuencias de no saber qué pasó con su abuelo".
También declaró Luisa Madozzo, cuñada del matrimonio Gamboa, quien desapareció de la vivienda que ocupaban en el barrio Santa Lucía. A Mariana, la pequeña hija de la pareja Gamboa, la dejaron en el umbral de una casa vecina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...