Gimnasia, que el domingo buscará el ascenso en la “A” ante Aldosivi en Mar del Plata, no contará con su arquero titular. En realidad, Marcelo Ojeda estará lejos de las canchas por al menos cuatro meses, al comprobarse que sufrió un desgarro moderado en el ligamento cruzado de la rodilla derecha. Si bien se especulaba que podría tratarse de un esguince severo, los resultados de la resonancia magnética aclararon el panorama.

El golero tuvo que abandonar el campo de juego en el partido ante Nueva Chicago producto de una terrible patada que recibió del delantero Diego Mendoza. En su lugar ingresó Maximiliano Cavallotti, quien ahora será el dueño del arco “albiceleste”.

Ojeda estuvo ayer en la práctica realizada en Papel NOA. “Hasta el lunes pensé que podría jugar la última fecha”, reconoció. Pero los estudios fueron determinantes. Y aunque no es recomendable intervenir quirúrgicamente, ahora deberá tener inactiva la pierna inactiva por espacio de cuarenta días -podrían ponerle un yeso- y luego comenzar con la rehabilitación en sí.

En cuanto a si consideraba que hubo mala intención del punta del equipo de Mataderos, el exRiver Plate explicó que se trató de una jugada rápida en un piso mojado producto de la lluvia. “No me quiso lastimar. No pudo parar, ya que llegó a patear la pelota primero y luego me golpeó. Me pidió disculpas mientras abandonaba la cancha. Fue una jugada desgraciada”, sostuvo el “Uno” convencido ante El Tribuno de Jujuy.

El tema de las lesiones importantes fue un dolor de cabeza permanente para el técnico Mario Sciacqua durante todo este semestre. Comenzó con la rotura de ligamentos cruzados del juvenil Agustín Sufi, siguió con Osvaldo Miranda y continuó con Nicolás Ferreira, quien se resintió de la misma patología. Después, Sebastián Abraham se fracturó la primera falange del pie derecho. Los cuatro se despidieron del certamen. En el medio, Sebastián Ereros y Gabriel Martinena padecieron respectivas dolencias musculares que demoraron en curarse.

En sintesís, la baja de Ojeda termina de cerrar el círculo de lesionados en el “lobo” en este Torneo de Transición, que obligó al DT a ingeniárselas para igualmente mantener en alto el espíritu ofensivo del equipo, su sello inalterable.

El domingo, Cavallotti deberá demostrar que está capacitado para ser el nuevo arquero titular del “lobo” y condiciones le sobran.

Dependerá de él, de nadie más, para cubrir el puesto más difícil de una formación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...