La Fiscalía Penal de J. V. González caratuló el 9 del corriente mes comoapremios ilegales, vejaciones y severidad un insólito y desprolijo procedimiento policial donde resultó gravemente lesionada una mujer mayor y también un miembro del Ejército.
El militar Diego Arnaldo Juárez denunció en la Fiscalía Penal la violenta irrupción de la fuerza pública en su domicilio de calle Uruguay esquina Venezuela, de J. V. González, sin orden de allanamiento ni delito previo que amerite la extrema medida que atenta contra la propiedad privada, donde -dejó asentado el denunciante- fue maltratada su madre, Santas del Valle Salvatierra. La mujer fue derribada con violencia por los policías, sufriendo lesiones de gravedad, dada la enfermedad terminal que padece. Juárez denunció además que trató de hacer cesar la agresión que sufría su madre y en esas circunstancias fue reducido con violencia por al menos cuatro policías, quienes lo esposaron y golpearon en el suelo.
En ese momento, amigos del militar intervinieron y la policía abandonó el lugar, dejando al militar esposado y una gorra perteneciente a uno de los hombres de azul.
En igual tenor, pero en dependencia policial, a solo minutos de haberse producido el escandaloso suceso, Santas del Valle Salvatierra (49) denunció penalmente por las lesiones sufridas a la patrulla policial que ingresó a su domicilio en busca de una persona que había adquirido bebidas alcohólicas en horas de la madrugada y que ingresó al mismo lugar donde se hallaba su hijo Diego Arnaldo Juárez, junto a algunos amigos.
También en ese domicilio se encontraba su hija Silvia Juárez, personal de la Policía de la Provincia, pernoctando junto a su bebé.
La mujer, quien padece un cáncer terminal, dejó asentado bajo la firma del instructor policial Miguel Alejandro Astorga, que a la 1.30 de la madrugada del sábado 7 de mayo el móvil 1221 y dos motos blancas ingresaron a su domicilio para demorar a los hombres que se hallaban en el interior del mismo y que al salir de su habitación fue derribada por los policías, sufriendo las lesiones que el médico legal de policía luego certificó, siendo posteriormente internada.
La mujer expresó además que los policías utilizaron gas pimienta en una habitación donde se encontraba su hija, agente de la fuerza, quien amamantaba a su pequeño hijo.
Santas Salvatierra, para garantizar su verdad ante la misma fuerza denunciada, citó como testigos de los hechos a Sergio Suárez, Teresa Medina, Zulma Robles, Sebastián Suárez y Diego Ruiz, todos con domicilios en inmediaciones. La víctima de la violencia policial dejó asentado que los cuestionados funcionarios públicos dejaron las esposas y una gorra en el lugar del suceso, elementos que les fueron devueltos a los jefes de la Unidad Regional.
Lamentablemente, dijo ayer la mujer, tras mi denuncia el castigo llegó pero para mi propia hija, agente de la Policía, que no participó de los hechos y que fue sancionada por 30 días sin goce de haberes.
La agente, madre soltera de un bebé de meses, fue conminada a entregar en la mañana de hoy su credencial y su arma reglamentaria.

El militar quedó esposado
El violento procedimiento denunciado por Diego Arnaldo Juárez y su madre Santas del Valle Salvatierra tiene giros de película.
El militar dijo que debió recurrir a un idóneo en el asunto para librarse de las esposas que olvidaron sacarles los policías e hizo mención además que los mismos también dejaron una gorra.
El hombre, de 23 años, denunció al oficial López, al suboficial principal David Saravia, al cabo Mendoza y al agente Ibarra por los desmanes sufridos en su domicilio, en la salud de su madre y en la propia y la integridad de su pequeño sobrino y elípticamente la sanción recibida por su hermana Silvia, a la que catalogó de cruel. En tanto se supo que la víctima fue citada por el Ministerio de Derechos Humanos, que tomó cartas en el asunto tras tomar estado público el caso. En tanto se supo que en la Comisaría de J.V. González existe un informe redactado por la patrulla en donde quedó asentado que la agente Silvia Juárez, hija de la mujer golpeada y hermana del militar, entorpeció el procedimiento, argumento con el cual la fuerza sancionó laboral y económicamente de forma inmediata a la agente, la única que resultó punible.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...