El rápido accionar del personal policial de la subcomisaría El Sol y efectivos del 911 pusieron fin a una banda de delincuentes que se dedicaba a alzar motocicletas de la vía pública, con candado o sin él, y subirla rápidamente a un furgón cerrado para luego entregarla a supuestos compradores, que habían pactado la compra del vehículo mal habido.
La caída de la banda compuesta por al menos tres personas comenzó a gestarse cuando una vecina de barrio El Sol interceptó una patrulla del 911, informándole que desde un vehículo color blanco, había descendido una persona y en cuestiones de segundos levantó una motocicleta que se hallaba estacionada en la vereda y la introdujo en la caja cerrada de un utilitario.
La mujer informó, además, que había logrado divisar la patente del furgón y la marca del mismo.
Minutos después la patrulla se comunicó con efectivos de la subcomisaría El Sol, quienes les indicaron que en esa dependencia se hallaba un joven denunciando elrobode su motocicleta levantada desde la calle Ambrosetti al 2800.
Otros vecinos, en tanto, ampliaron el dominio del vehículo involucrado estableciéndose que se trataba de una Fiat Fiorino color blanco patente AA 501 DU.
Con estos datos, el 911 dio en contados minutos con el vehículo circulando por calles del barrio Santa Cecilia, sobre calle Nicolás Avellaneda.
Tras la consulta a la Fiscalía en turno, desde allí se ordenó seguir el vehículo y dar con el paradero de la motocicleta robada en la vía pública. Por un momento la Policía perdió rastros del vehículo pero finalmente lo halló frente a un domicilio particular.
En el lugar una mujer atendió el llamado y dijo ser la madre del propietario del vehículo. El mismo fue requisado hallándose en su interior las huellas de neumáticos de moto y un espejo retrovisor, pero no la motocicleta en sí.
El propietario, W. Ibáñez, recién llegado, comenzó a negar cualquier situación delictiva pero cuando estaba a punto de convencer a los policías llegó un testigo quien aseguró que en la misma calle, pero al 300, el conductor de ese vehículo y un cómplice habían descargado una moto de color negro. Inmediatamente el sujeto fue reducido y conducido junto al testigo hacia Avellaneda la 300 donde se allanó el lugar encontrándose un moto marca Honda de color negro, a la cual le faltaba justamente el espejo retrovisor. Además se halló la documentación perteneciente al vehículo y a la persona que había denunciado la sustracción minutos antes. La Justicia ordenó la detención del ladrón y el secuestro del utilitario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...