Si bien la provincia del Chaco encabeza la lista de las estadísticas nacionales como la localidad con mayor creación de empleo público durante los últimos cinco años, Salta no se queda atrás. De acuerdo a lo publicado en un reciente estudio de la consultora NOAnomics, nuestra provincia se encuentra dentro del top 10 nacional.
Según el informe, la Provincia se ubica en el puesto nueve, entre las que más puestos públicos generaron.
El aumento en la cantidad de cargos es una situación casi constante en Salta. Año a año, se engrosa la plantilla estatal, en los tres poderes del Estado, y en todos sus organismos oficiales.
Es más, según la consultora, durante la última década, Salta fue la tercera provincia del país que más empleados públicos necesitó contratar.
En esos 10 años registró un crecimiento del empleo estatal de "60 puntos porcentuales entre los años 2003 y 2013". Santa Cruz, Chubut y Corrientes mostraron índices similares, que solamente fueron superados por Tierra del Fuego, con un 106%, y Catamarca, con un 80%.
Pero el dato más significativo surgió del último informe de esta semana que elaboró NOAnomics: en las provincias argentinas sobran casi medio millón de empleados públicos. En cuanto a Salta, la consultora dirigida por Felix Piacentini reveló que habría un excedente del 38% de empleados públicos.
La magnitud con la que ha aumentado el empleo público en Argentina, desde el 2003, es algo que no registra precedentes en la historia de nuestro país. Según una editorial del Diario La Nación, nunca se registró semejante cantidad de empleados públicos: 3,2 millones de personas.
En diez años los empleados estatales, a nivel país, aumentaron un 50%.
Para el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), existe un problema.
"La abundancia de este tipo de empleo promueve la mediocridad y genera condiciones propicias para que los funcionarios usen el empleo público para distribuir favores electorales y personales", consigna el documento de 2012, que ya analizaba la situación.
Idesa se enfoca en el perjuicio y precarización que se produce en el sector privado cuando se da un crecimiento importante de la oferta de empleo estatal. Los contratos, sueldos y condiciones laborales son mucho más atractivas y beneficiosas para los trabajadores en el sector público, que las que se pueden disfrutar en el sector privado. Es por eso, que Idesa resalta que "se produce una presión muy intensa por parte de los empleados" públicos para permanecer fijos en la planta del Estado. "Como el ingreso al empleo público responde a procedimientos arbitrarios, los funcionarios con poder de decisión están tentados a utilizar esos puestos laborales como mecanismo para retribuir favores partidarios y personales", concluye el estudio.

Sobran 500 mil empleados

Según el último informe de la consultora NOAnomics, que dirige el economista Félix Piacentini, en las provincias sobran casi medio millón de empleados públicos. La estimación se desprende de la comparación del aumento de la población con la del empleo público. "Mientras que entre 2013 y 2003 la población argentina aumentó en un 11%, el empleo público lo hizo en el 43%", dice el informe. "Durante la última década se han creado un total de 434 mil puestos estatales excedentes, que en porcentaje significan una plantilla que se ubica un 28% por encima del óptimo", profundiza el estudio. La provincia con más exceso de empleados es Catamarca, que "posee una planta un 63% mayor a la necesaria". También presentan importantes excesos: Tierra del Fuego (55%), Corrientes (46%), Salta (38%), Buenos Aires (37%) y Jujuy (35%).


mapa.jpg

En la Provincia crece todos los
años la planta de trabajadores

La Provincia no estuvo exenta a este aumento desmedido del empleo público registrado a nivel nacional. Salta acompañó al resto del país en este crecimiento, al que gran parte de los especialistas y técnicos califican de "desmesurado".
Si tenemos en cuenta la cantidad de habitantes que tiene Salta y la cantidad de personal que tiene el Gobierno provincial ocupando puestos en sus dependencias públicas, podremos concluir que la provincia tiene un empleado cada 20 habitantes. Esto sin contar la ocupación informal que se registra en el Estado, como son los pasantes, los contratados y los empleados de planta transitoria.
Tampoco figuran las contrataciones que se hacen en cada uno de los 59 municipios, ni los miles de empleados que están ligados a la Provincia mediante cargos políticos, contratos de locación.
Al no estar formalizados estos puestos laborales, no aparecen en los sitios oficiales de gobierno, ni figuran en las leyes de presupuesto. O sea que el registro es mínimo.
En los últimos 7 años, la cantidad de cargos públicos que existían en la Provincia, pasó de 44.594 en el año 2007 a 64.896 en el año 2014. Es decir, que se produjo un incremento de 20.302 agentes públicos.
Esta cifra se desprende de otro estudio publicado por Fundación para el Análisis y la Reflexión de la Argentina (Fundara). El informe muestra, con datos publicados por organismos oficiales, la evolución año a año de la planta estatal. El sector público también tiene empleo precario, sobre todo en los municipios, donde se pagan salarios por debajo del mínimo vital y móvil. Los mayores incrementos de personal se dieron en los años 2008, en el que se incluyeron 4.694 empleados públicos y en el 2010, cuando se incorporaron 4.364. En el presente ejercicio se estipula que la inserción será de 3.446 personas al Estado, según el estudio realizado por la fundación.

El Estado el mayor empleador

El Estado cumple un papel preponderante. Es el principal generador de fuentes de trabajo. Según el documento de NOAnomics, sí las provincias no hubieran aumentando tanto personal, "la tasa de desempleo del tercer trimestre del año pasado habría llegado al 9,1% en lugar del 6,6% que se registra actualmente".
La consultora aclara que la provincia que hubiera sufrido la mayor tasa de desempleo habría sido Catamarca. Esa localidad registró un 7,7% de desempleados que hubiese llegado a la cifra del 20,6%. La provincia de Salta hubiera alcanzado una desocupación del 13,8%, un 3,6% más del 10,2% que presenta actualmente.
El informe, por último, se pregunta cuánto tendría que crecer el sector privado provincial para poder absorber a los empleados públicos "sobrantes", según define el informe de NOAnomics.
"En función del promedio de ocupados, por empresa privada de cada provincia, serían necesarias un total de 45 mil nuevas empresas privadas para incorporar a las 434 mil personas no absorbidas por los Estados provinciales. Es decir un 7% más de firmas de las 650 mil compañías existentes en la actualidad", se aparecía en el informe.
Siguiendo esa lógica, en la provincia de Salta tendríamos que esperar entre 5 a 4 años para poder absorber esa cantidad de empleados públicos. La instalación de industrias y empresas que generen nuevos puestos de trabajo tendría que aumentar entre un 15% a 20%.

Las cifras, según pasan los años

De acuerdo a un informe presentado por Fundara, la evolución de la cantidad de empleados públicos sufrió en Salta un quiebre importante el año 2008. "Los datos son concluyentes. Entre los años 2003 a 2007, el empleo público creció en 1.614 agentes; entre los años 2008 a 2014, dicho incremento fue de 2.900 empleados. Esta composición burocrática arrojó que, durante el año 2013, un 52,11% de los recursos públicos fueron destinados a pagar sueldos. Solo el 5,37% fue destinado a infraestructura", analizó Fundara.
"Existe la posibilidad de que una administración amplíe su personal en base a los servicios que brinden a los pobladores en general. Esto no ha sucedido en la actual administración. Solamente se han incrementado los niveles de burocratización de la organización", finalizó el informe.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...