Una vecina del barrio Vicente Solá, habló con El Tribuno y contó el drama del vecindario. Pidiendo resguardar su identidad por miedo a represalias, señaló: “La situación es insoportable, los chicos se pelean constantemente, tiran piedras, se agarran a golpes y ahora andan todos armados”.

“Yo tengo dos hijos pequeños y la cuadra está llena de niños que prácticamente no pueden salir a jugar porque estas patotas se juntan en las esquinas a tomar, fumar porros e inhalar poxirrán”, agregó.

“Antes de ayer hubo una gran movida, al mediodía, una decena de policías entraron en las casas de dos de estos chicos. Me dijeron que encontraron armas. A mí me parece bien que se las quiten porque son un peligro”, consideró.

“El otro día se trenzaron a golpes, rompieron la camioneta de mi vecino que estaba estacionada en la puerta de su casa. Todos los fines de semana es la misma historia, sino es un viernes es un sábado”, finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...