El padre de un chico de 10 años que perdió su asiento por “indisciplina reiterada” en el colegio San Marcos denunciará al establecimiento ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia (Inadi) por discriminación.

Rodrigo Troyano aseguró además que inició acciones legales contra el establecimiento y su directora, Marta Salom, “por daños morales y psicológicos”.

El hombre denunció que su hijo sufrió discriminación, la adulteración del boletín de calificaciones sobre su conducta y la ausencia de notificaciones escritas para justificar la pérdida de la matrícula para 2012.

“Me siento manoseado. Adulteraron un documento público para no renovarle la matrícula a mi hijo y no me notificaron ”, explicó el padre a El Tribuno.

Troyano explicó que una de las normativas del colegio es enviar en septiembre una notificación para asegurarse si los padres enviarán no a sus hijos el año siguiente. “Nosotros dijimos que sí, como todos los años, pero nunca más nos dijeron nada”, aseguró Troyano, quien fue a inscribir a su hijo el 15 de diciembre y no le tomaron el registro.

Los padres contaron que cuando retiraron la libreta de calificaciones se dieron con que en el casillero de conducta decía “regular”, pero estaba sobreescrito.

“En el casillero del tercer trimestre correspondiente a conducta habían adulterado la nota porque estaba escrito el "regular' arriba del corrector. Se leía a trasluz que decía "bueno'”, sostuvo el padre del menor.

A través de una presentación que realizaron los padres en la Dirección de Enseñanza Privada de Salta, dependiente del Ministerio de Educación, el organismo le solicitó al colegio que entregue a los padres un boletín nuevo. Ahora en ese casillero figura como calificación “bueno”.

Troyano aseveró: “La directora no quiso atenderme. En un acta justificaron que el error fue involuntario”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...