En el hospital San Vicente de Paul de Orán las cosas no están bien. El laboratorio está fuera de funcionamiento por lo que las urgencias son derivadas a laboratorios privados, los aires acondicionados donados para diferentes áreas no pueden ser colocados ya que el sistema eléctrico se encuentra colapsado, el estado del techo se encuentra en estado deplorable, por lo que pacientes y profesionales temen que la lluvia lo tire abajo.

El laboratorio del hospital de San Ramón de la Nueva Orán está automatizado y una falla técnica lo dejó fuera de servicio. “Esta situación requiere una solución inmediata, la compra de un nuevo equipamiento que modernice el procesamiento de las muestras adecuándose a la demanda actual. También es grave el problema con los aires acondicionados que funciona en un 20 por ciento de su capacidad”, se indicó.

De acuerdo a la información que pudo recabar El Tribuno, existe una situación que preocupa demasiado a la comunidad hospitalaria: la reparación y provisión de energía eléctrica en todo el edificio. Actualmente el sistema se encuentra colapsado y obsoleto.

El mal funcionamiento del aire acondicionado central, situación que se agrava con los años, obligó a los directivos a ordenar la colocación de pequeños equipos de aire en diferentes sitios del establecimiento hospitalario, lo que generó un aumento del consumo energético para el que las antiguas instalaciones no están preparadas.

Trabajadores que pidieron no ser identificados explicaron que la solución para el sistema de refrigeración es la reparación de 6 de las 8 bochas que forman el equipo central, más la recuperación de un cilindro y la reparación de una de las dos torres de enfriamiento.

Planteos

El senador provincial por el departamento Orán, Pablo González, se reunió con el gerente administrativo del hospital, Roberto Torres. Le planteó dos problemas “acuciantes que tiene la institución en estos días”: por la rotura de los equipos del laboratorio se cubren solo las urgencias con laboratorios privados de nuestra localidad. El médico recordó que el laboratorio es automatizado y una falla técnica lo dejó fuera de servicio.

Otro de los problemas planteados como grave por el legislador provincial es la falta de aire acondicionado que funciona en un 20 por ciento de su capacidad. Esta situación en particular tomó estado público hace un par de semanas; los trabajadores, luego, hicieron una colecta y compraron algunos aparatos.

Torres informó que existen varios expedientes en diferentes sectores de la administración provincial y otros de generación reciente que necesitan ser activados. De acuerdo a la información brindada al legislador se solicitó al Ministerio de Salud Pública un grupo electrógeno de 500 KVA, nuevo equipamiento para la cocina, la reparación del sistema eléctrico de todo el inmueble, un videogastroendoscopio (está demorado por problemas de importación).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...