La intercepción de llamadas realizadas por Giménez fue un factor clave para dar con su paradero en el vecino país.

El escandaloso caso de los narcopolicías registró ayer un nuevo capítulo con la detención en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, del exsubcomisario Gabriel Giménez. El oficial integraba la banda de policías y civiles que el 25 de mayo del año pasado fue sorprendida cuando intentaba traficar alrededor de 50 kilos de cocaína por rutas de la provincia.

Tanto Giménez como su socio, el colombiano José Irahola Silverman, lograron escabullirse de la Policía y desde entonces se encontraban prófugos. Librado por la Justicia Federal, pesaba sobre ellos un pedido de captura nacional e internacional a través de Interpol.

La detención de Giménez fue confirmada anoche a El Tribuno por el ministro de Seguridad, Maximiliano Troyano, quién precisó que la captura estuvo a cargo de una unidad especial de lucha contra el crimen de la Policía boliviana. Según indicó, Giménez fue encontrado gracias al intercambio de información entre las policías de Bolivia y de Salta, y a partir de su identificación, se había dispuesto un seguimiento que concluyó con su captura en la mañana de ayer.

Troyano aseguró desconocer a qué se dedicaba Giménez en Bolivia, aunque comentó que la información disponible permite inferir que era una persona que frecuentaba la noche en Santa Cruz. Consideró, además, que la intervención de algunas comunicaciones telefónicas dispuestas por la Justicia Federal fue uno de los elementos clave que posibilitaron ubicarlo en el país vecino.

Tras su detención ayer a la mañana, Giménez fue trasladado por la Policía boliviana hasta la frontera y expulsado del país por violar las leyes migratorias, ya que había ingresado a Bolivia en forma ilegal.

Hoy lo entregan a la Policía

En Salvador Mazza, el narcopolicía fue entregado a última hora de ayer a Gendarmería Nacional, que al cierre de esta edición tenía previsto realizarle una revisación médica para constatar su estado de salud. Posteriormente, en un horario a determinar, será entregado a la Policía para su traslado a Salta, donde deberá presentarse ante la Justicia Federal.

Consultado por El Tribuno, el ministro Troyano señaló que continúa la investigación para lograr la captura de Irahola Silverman, el otro prófugo del caso. “Por razones legales y para ayudar a la investigación, hay cuestiones que no podemos revelar. De todas maneras, también en ese caso aspiramos a tener un final exitoso”, afirmó.

El funcionario resaltó la actuación de la Policía de Salta en la captura de Giménez, pese a las especulaciones sobre la infiltración de esa fuerza por el narcotráfico, desatadas tras el caso de los narcopolicías.

“No se puede endilgar a una institución las acciones de un hombre. Por eso hay que destacar que la institución hizo un buen trabajo, paciente y serio, para dar con el paradero de este hombre que la golpeó muy duro”, reflexionó Troyano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...