El número de personas que buscan infructuosamente trabajo en los 17 países de la eurozona alcanzó en febrero su mayor nivel desde que fue adoptada la divisa común en 1999, de acuerdo con estadísticas oficiales difundidas ayer, un claro síntoma de que la zona ha entrado en recesión. Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea, dijo que el desempleo en la eurozona subió de 10,7% en enero a 10,8% en febrero. El número de desocupados totalizó 17,1 millones, frente a los 17 millones de hace un año. De los 17 países que emplean el euro, siete sufren tasas de paro superiores al 10%.

Esas cifras contrastan con las de Estados Unidos, con una tasa de paro del 8,3% y donde el empleo crece.

El octavo mes consecutivo de aumento del desempleo en la eurozona reafirmará la sensación de que el bloque ha entrado nuevamente en una recesión, justo cuando muchos de sus países han adoptado medidas de austeridad para contener su galopante deuda soberana.

España, cuyo Gobierno anunció el viernes un nuevo plan de austeridad, padece el desempleo más elevado de la eurozona, el 23,6%, y el paro juvenil (entre menores de 25 años) suma el 50,5%. El país con menor tasa de paro es Austria, con el 4,2%.

Grecia, Portugal e Irlanda, los tres países rescatados por la eurozona y el Fondo Monetario Internacional, mostraron tasas de paro del 21%, 15% y 14,7%, respectivamente.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...