Una mujer que regresaba en horas de la madrugada de un local bailable, fue abordada de manera salvaje por un delincuente que se desplazaba en motocicleta, quien luego de propinarle una violenta trompada se apoderó de su cartera y puso en marcha su motocicleta de 110 cc. El agresor fue interceptado por siete jóvenes, entre ellos cuatro adolescentes, quienes se hallaban bebiendo copiosamente en la esquina de Dalmacio Uriburu y Lezama de villa El Sol.
 

El motochorro, según testimonios recogidos, les tiró la moto encima a los “defensores de villa El Sol”, como se autodenominan, pero fue derribado de manera cinematográfica sobre el pavimento de calle Uriburu.
La víctima del robo, identificada como Andrea Arancibia (23), corrió presurosa hacia la esquina para recuperar su cartera, que se hallaba sobre la calzada, mientras los muchachos le propinaban una descomunal paliza al motochorro, quien clamaba auxilio. Los alaridos de la mujer, sumado al pedido de clemencia del caco, confudieron al padre de la víctima, quien se armó de una barreta metálica con la que atacó a los vecinos y salvadores de su propia hija. A uno de ellos, identificado como Pablo Arias (20), le provocó gravísimas heridas. Otros dos menores también sufrieron la ira del padre de familia, que no sabía quién era quién, hasta que uno de los “defensores de villa El Sol” lo derribó de un ladrillazo. Testigos afirmaron a El Tribuno que tardaron varios minutos hasta que pudieron ponerse de acuerdo acerca de los hechos reales, ya que en medio de la confusión, hasta el motochorro se declaró víctima, primero de los muchachos y después del padre de familia.
En ese momento fue cuando el motochorro quiso fugarse, pero fue nuevamente reducido a golpes por el resto de los muchachos que aún quedaban en pie.
 

La llegada de la Policía alivió al ladrón, que pedía su traslado urgente a la Alcaidía, donde fue identificado como Raúl Rodríguez (22), con domicilio en villa Lavalle.
Ante la gravedad del cuadro, una ambulancia del Samec trasladó a los heridos hacia el hospital San Bernardo, mientras la víctima del despojo radicaba la denuncia por lesiones y robo en contra de Raúl Rodríguez.
En tanto, la Policía secuestró de la citada esquina una motocicleta marca Motomel 110, una barreta de metal que utilizó Dante Arancibia, el padre de la víctima, contra los muchachos que evitaron valientemente que el malviviente se hiciera de la cartera de su vecina.
Informes de la policía dan cuenta de que el joven Pablo Arias (uno de los defensores) presenta al igual que Dante Arancibia (el padre de la víctima) traumatismo de cráneo grave y quedaron ambos internados en observación.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...