Estudiantes de una decena de colegios y escuelas secundarias se reunieron ayer en la plaza 9 de Julio para mostrar y festejar que solo les restan siete meses para egresar.
En lo que se podría llamar la ceremonia de los viernes, los chicos usan como símbolo, remeras, camperas y banderas que identifican a su promoción. Al mediodía eran cientos los que cantaban, saltaban y gritaban que están en el último año. Muchos llevaban coloridos sombreros y expresaban una exultante alegría.

La plaza estaba copada. Y el monumento al general Arenales estaba rodeado por los jóvenes y sus banderas.
Para evitar desmanes y, como sucedió en otras ocasiones, enfrentamientos entre los chicos, la Policía estuvo en el lugar durante toda la fiesta.
“Casi todos los viernes se reúnen acá y festejan su último año con mucha alegría”, explicó a El Tribuno, un trabajador de un hotel ubicado a pocas cuadras de la plaza.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...