El espacio inaugurado cuenta con la imagen de las islas y dos canteros, y forma parte de los arreglos impulsados por la propia Presidenta.

A 30 años del hundimiento del crucero Belgrano, Cristina Fernández de Kirchner calificó ayer como “un crimen de guerra” el lamentable ataque al buque por parte de Gran Bretaña, y rindió un homenaje a las víctimas de ese hecho. Asimismo, defendió la intervención de Alicia Castro ante el canciller británico.

En la inauguración del patio “Islas Malvinas” en la Casa Rosada, la jefa de Estado manifestó: “No vamos a bajar la voz ni a callarnos en ninguna parte del mundo. Tenemos la fuerza de la razón frente a la guerra y a las armas y por eso pedimos el diálogo” por la soberanía en Malvinas.

Asimismo, agregó que “fue un crimen de Guerra. El ataque al Crucero fue fuera de la zona de exclusión y quiero rendir un homenaje a todos los que perdieron la vida”. (ver más información en la página 24).

Al encabezar ayer por la tarde el acto en la planta baja de la Casa de Gobierno la jefa de Estado afirmó que reivindica “la actitud de la embajadora Castro”, y agregó que “el Gobierno supo convocar a los jóvenes a la alegría, a la participación, a la paz para construir un país y una sociedad mejor”.

En este mismo sentido, Fernández de Kirchner cuestionó al gobierno británico al preguntarse “cómo alguien puede decirse demócrata y decir yo de eso no converso, no hablo”, al aludir al rechazo del Reino Unido a negociar con la Argentina la soberanía de las islas Malvinas.

La mandataria admitió que el canciller inglés “se molestó” por la pregunta que realizó Castro durante un acto público, pero opinó que “es lógico, lo que no es lógico que se molesten algunos argentinos y algunos medios” por ese público planteo de la diplomática.

El pedido de los familiares

Sobrevivientes y familiares de fallecidos del crucero General Belgrano, homenajearon ayer a los caídos con un responso, arrojaron claveles y coronas al Río de la Plata y anticiparon que solicitarán a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que “eleve” el caso a la Corte Internacional de La Haya para que “sea declarado crimen de Guerra”.

En un emotivo acto a las 16 horas, momento en el que hace 30 años el crucero General Belgrano recibió los dos impactos que produjeron su hundimiento fuera de la zona de exclusión durante el conflicto de Malvinas, sobrevivientes y familiares homenajearon a los fallecidos. Arrojaron claveles rojos y blancos y dos coronas de laureles a las aguas del Río de la Plata, desde el buque multipropósito Ciudad de Rosario, de la Armada, en una ceremonia que reunió a unas 100 personas.

El capellán mayor de la Armada, el presbítero Germán Carmona, pidió -en su invocación religiosa- por el descanso eterno de las almas de los 323 hombres del General Belgrano”, a quienes consideró “inmortales” y pidió “a Dios por su descanso eterno”.

El sobreviviente Domingo Leal, quien se desempañaba como maquinista naval en el Belgrano, habló en nombre de los familiares y sobrevivientes, y anticipó en su discurso el texto de una carta que le entregaron al Poder Ejecutivo, en el que solicitaron que “la Presidenta demande ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya a Gran Bretaña, que se declare al hundimiento como un crimen de guerra”.

A su vez, agregó que “somos conscientes de que el camino emprendido por la Presidenta está plagado de dificultades, ya que el derecho internacional suele aplicarse a favor de los poderosos, pero el sueño de un mundo más justo no puede ser abandonado en pos de las esperanzas de la inmensa mayoría de la humanidad”, prosiguió Leal al explicar los motivos que los llevan a elevar esta solicitud.

Un destructor camino a la isla

Treinta años pasaron del enfrentamiento por la soberanía de las islas Malvinas y continúan las provocaciones. Es que la emisora de origen inglés “BBC” emitió un informe de un corresponsal a bordo del HMS Dauntless, el ultra moderno destructor británico que se dirige a las islas Malvinas. En la presentación del informe se destacó el enorme poderío militar de la nave -que estaría en condiciones de enfrentar a toda la Fuerza Aérea argentina, lo que despertó el disgusto argentino ante un hecho considerado como una “provocación”. La cadena británica reveló detalles del funcionamiento del buque de tres mil toneladas, el mayor construido para la Marina británica, que cuenta con una de las más avanzadas defensas antiaérea de su tipo. En el cuarto de operaciones, integrantes de la tripulación vigilan docenas de pantallas donde se registra información proveniente de los dos radares a bordo. Según se informó, desde una distancia de 60 millas (unos 96 kilómetros), puede identificar objetivos múltiples. Las armas más poderosas a bordo son los misiles Sea Viper -48 en total-. En teoría, la nave está capacitada para dispararlos todos en un lapso de dos segundos. El capitán del destructor, Will Warrender, señaló que comprende que hubo un creciente interés en su misión, aunque minimizó la situación al señalar que la Marina británica ha estado en el Atlántico Sur por “muchos años”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...