Claudio María Domínguez ya no es el niño que ganara cuatro décadas atrás el concurso de Odol Pregunta, respondiendo sobre mitología griega. Se ha convertido en un gurú espiritual muy mediático y está en el centro de una enorme polémica donde se debaten sin fin las creencias y la fe. Dos semanas lleva el debate, duro y parejo, todos los días en la mayoría de los programas de radio y televisión. El escándalo se originó en la presentación de un libro sobre alimentación natural a cargo de Claudio, durante la cual fue increpado por un joven que le cuestionó su relación con el Maestro Amor, una especie de Sai Baba riojano que lidera una secta y está acusado de abuso sexual. Claudio María aclaró que nada tiene que ver con este maestro. Al escrache en la Feria del Libro, Domínguez respondió con palabras groseras que terminaron por echar alcohol al fuego. “¿Qué le dirías a una familia cuyos hijos fueron violados?”, fue la primera consulta que le hicieron. “¿Qué opinás del Maestro Amor?”. Claudio primero respondió con una historia sobre la madre de sus hijos sin ir al punto en cuestión. Por eso fue interrumpido para que contestara. La respuesta no tardó en llegar: “No rompas las pelotas, estoy contando, estoy por contestar”. Y siguió subiendo de tono el entredicho.

Claudio María Dominguez tiene una riqueza interior particular que se traduce en aceitados discursos que iluminan y emboban a multitudes. Muchos seres con sus vidas destrozadas encontraron en su prédica un camino para el reencuentro con la esperanza. Escribe libros, revistas, brinda charlas, conduce programas de radio y televisión con un increíble magnetismo. En una charla con El Tribuno aseguró que su única religión se llama Amor.

¿Cómo te recuperás, qué cosas positivas tamizás de las agresiones que sufriste en los últimos días?

El amor es lo más sanador que puede existir. Me quedé en casa, en familia, tomando las cosas del mejor modo. De todo lo vivido rescato muchísimas cosas, vi claramente quién está de verdad comprometido con el mensaje de amor y unidad, cuántos realmente han comprendido lo que vengo repitiendo en cada programa: aprendan a vivir libres de la mirada del otro y que tu único maestro está dentro tuyo.

 

¿Qué convicciones te impulsan a seguir promoviendo que una vida mejor es posible?

Lo que difundo me sale desde el corazón, apuntando a mejorar la calidad de vida. Brindo elementos y herramientas que a mi me ayudaron y pienso que a mucha gente puede también ayudar. La receptividad depende de cada persona.

¿Cómo se llama la fe o religión que profesás?

Mi fe y mi religión se llama Amor. Amor a toda la existencia, amor a todos y a todo. En todo momento te voy a guiar para que vayas a vos mismo, a la automaestría, dejando de buscar maestros afuera, yendo solo a tu interior.

¿Qué les decís a los que fueron a los programas de la tele a hundirte y a decir que promovés las sectas?

Sé que la mayoría lo hizo solo por una cuestión de rating, pero eso no los exime de la responsabilidad penal y civil que les cabe. Les diría a cada uno de ellos, que los tiempos son muy cortos y que las mentiras siempre salen a la luz, como la verdad.

Tu exesposa, Marisa, salió a defenderte a vos y también al “Maestro Amor”, ¿qué opinás al respecto?

Ella se presentó en los programas para aclarar su verdad que nada tenía que ver con las cosas que decían sobre ella en los medios. También aclaró que nuestros hijos jamás formaron parte de esa comunidad, solo ella. Marisa y yo somos amigos del alma de por vida, le estoy eternamente agradecido por los hijos que me dio, es la mamá de los dos varones y es un ser bellísimo. Cuando Marisa tomó voluntariamente la decisión de quedarse a vivir en Catamarca, nuestros hijos eran ambos mayores de edad y estaban cursando la carrera de Medicina, estaban en pareja y haciendo cada uno su vida. Lo aclaro porque se habló de mis hijos como si fueran dos nenes obligados a algo, y nada que ver. En cuanto a Marisa, ella me dice que la vida es maravillosa. Tiene 48 años, que sea feliz.

¿Cómo definirías al tan cuestionado “Maestro Amor”?

El amor es el verdadero maestro dentro de cada persona. Él es una persona a la que entrevisté años atrás para mi programa televisivo, en mi corazón para esa época, ya había decidido no buscar maestros externos, sino sólo el interno. Al Maestro Amor, los que lo aman lo aman y los que lo odian, lo odian. No me puedo hacer cargo.

Se te acusó mucho en estos días por haber avalado a los médicos filipinos ¿cómo explicás ese episodio en tu carrera?

Cuando hice la nota de los médicos filipinos, antes lo conversé con Alejandro Romay y lo vimos como una propuesta interesante, por eso viajé a investigar. Con el tiempo comprendí que no hay que mostrar fenómenos paranormales aunque a muchos les sirva si les genera fe, porque son polémicos y controvertidos y muchos se agarraron de eso ya que no pueden contra el mensaje de amor. Ahora bien, con respecto a los médicos filipinos, te digo que son absolutamente médicos y decir lo contrario es otra burda mentira de los que nos quieren desprestigiar.

¿Sentís que hay una campaña en tu contra? ¿quiénes la fogonean?

Sé que todo el mal se hizo por el rating, quienes me difamaban me decían en los cortes televisivos que no tenían nada en mi contra, sino que lo hacían por mero raiting. Son ellos los que hacen campaña en mi contra, los que van detrás del rating. La idea es: sé una persona que perdone. Nadie escapa del karma.

¿Qué es el karma? ¿Todo lo que nos pasa es inevitable?

Todo regresa multiplicado, tanto lo positivo como lo negativo. Es el mismo esfuerzo amar que odiar, pero el odio te mata y el amor te sana. Siempre repetimos una frase del Baghavad Gita: “Nadie escapa de si mismo”, así como repetimos que “fuera de ti no hay refugio”, es decir que todo lo que causamos a los demás inevitablemente regresa a nosotros mismos. Venimos una y otra vez a aprender lo que aún nos falta aceptar, tolerar. Hasta que no demos las materias pendientes, tendremos que seguir regresando.

Decís malas palabras y eso hace que te critiquen más ¿por qué?

Parafraseando a Jorge Corona, mala palabra es hambre, desnutrición, desocupación, guerra. Decir culi-culi u otras cosas, no lo considero mala palabra.

¿Qué opinás del testigo de Jehová que no acepta transfusión de sangre y su vida está en riesgo?

Soy respetuoso de todas las religiones y ese concepto implica respetar, aceptar, no juzgar las decisiones ajenas. Mi idea es valorar la vida, ver a la ciencia médica como un regalo divino para prolongar la vida en este planeta pero, por supuesto, cada uno elije sus creencias.

¿Qué le pasa a la sociedad que este tema genera tanto rating?

Es lógico que así sea, porque los tiempos están cambiando a pasos agigantados y las conciencias se están despertando. Hoy doy las gracias por todo el mal rato vivido porque se unificaron los corazones de modo único, es el amor de la gente lo que nadie puede evitar y es precisamente ese amor lo que nos da fuerzas en todo momento. El amor sana.

¿Te gusta venir a Salta?

Amo Salta. Siempre regreso. La gente es asombrosa y siempre están llenando los teatros de toda la provincia. Muy pronto estaremos allí para darnos unos cuantos abrazos del alma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...