Un rápido y fatal desenlace tuvo un caso, diagnosticado como encefalitis, que se presentó ayer en la madrugada en la guardia del hospital San Vicente de Paul, de Orán. A a las 2.20 arribó al nosocomio Walter Canchi (43), con su hijo Brian (13), en grave estado.

El menor presentaba fuertes dolores de cabeza y estómago, vómitos, diarrea y descompostura, que se fueron haciendo cada vez más intensos, motivo por el cual fue derivado a la Clínica del Sagrado Corazón para que le realicen estudios químicos más profundos. Allí los médicos preguntaron a los padres qué había comido el menor, a lo que los progenitores respondieron que había cenado carne de cerdo.

Al chico le diagnosticaron “intoxicación” y, pese a los cuidados intensivos que recibió, falleció.

El informe del médico legal de la Policía, Darwin Paredes, sostiene que el niño perdió la vida por presentar un cuadro de intoxicación, trastorno de la conciencia y encefalitis.

Sus padres sostuvieron que su hijo había comido abundante carne porcina durante la jornada, hasta apenas pocas horas antes de llegar al hospital, pero esto, que si bien se está investigando, no tiene una confirmación oficial de las autoridades sanitarias.

El caso fue registrado como “paciente blanco”, como se denomina legalmente a la persona que deja de existir por causas naturales.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...