Una madre de General Güemes denunció que su bebé de 11 meses falleció porque el Hospital Público Materno Infantil demoró la cirugía que necesitaba como consecuencia de la falta de personal. Desde la institución admitieron que se reprogramó la operación porque no había profesionales suficientes pero negaron que eso le haya causado la muerte.

Valentino Arrúa sufría una cardiopatía compleja de nacimiento y requería una intervención que tenía fecha para el 23 de mayo pero se canceló hasta el 6 de agosto.

La cirugía se hizo el lunes pero el cuadro del niño se complicó y derivó en su muerte ayer, cerca de las 3.30 de la madrugada.

Silvia Ortubia, mamá del bebé, relató a El Tribuno: “Los médicos me dijeron que, cuando lo abrieron, encontraron que estaba todo muy avanzado... que no era lo que esperaban”.

La mujer apuntó contra los responsables de que la práctica no se hiciera antes. “Esto se hubiera evitado si lo operaban el 23 de mayo. Ahora me dicen que el bebé no resistió la cirugía. Por supuesto, si dejaron pasar tanto tiempo... Me aseguraron que todo era para darle una mejor calidad de vida”, reclamó.

“En marzo, los médicos me explicaron que, si en dos o tres meses no intervenían a mi hijo, esto era irreversible. Pero el Ministerio de Salud Pública no autorizaba los recursos humanos para el postoperatorio”, sostuvo Silvia Ortubia.

El director médico del hospital, Mario Morosini, dijo a El Tribuno que el niño se descompensó después de una operación a la que calificó como “compleja”.

Morosini asumió además que las prácticas cardiovasculares tuvieron que ser reprogramadas en los últimos meses por falta de personal en la terapia intensiva pediátrica.

Sin embargo, negó que la muerte del bebé pueda asociarse con la tardanza. “El niño estaba clínicamente estable. No fue una cirugía de urgencia por una descompensación”, indicó.

El caso se plantea cuando la institución enfrenta una investigación judicial por el fallecimiento de un chico de 7 años que llegó de Isonza tras golpearse la cabeza. Los profesionales podrían haberle hecho demasiado tarde los estudios que necesitaba y habrían intentado acordar una versión de los hechos que minimice sus responsabilidades. Esta hipótesis surge del audio de una conversación que se conoció en los últimos días. Ayer, integrantes del Cuerpo de Investigadores Fiscales recorrieron el hospital e inspeccionaron el lugar donde se habría grabado el diálogo de los médicos.

Oficial

El gobernador Juan Manuel Urtubey estaba al tanto de las postergaciones en las prácticas quirúrgicas cardiovasculares. El 11 de junio el mandatario había visitado el hospital y declaró entonces que se había diseñado “un plan de contingencia” para operar a los chicos que estaban en lista de espera. Urtubey dijo: “No hay terapistas en Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca ... prácticamente no hay en Argentina”.

Incluso en el parte de prensa del Gobierno de la Provincia del 11 de junio, se hacía referencia al problema. “El gobernador se reunió con directivos del hospital. El fin fue analizar la situación de las cirugías por cardiopatías congénitas que se encuentran demoradas por falta de profesionales”, decía la información oficial.

“No fue mi hijo el que no respondió. Fueron ellos los que no hicieron nada por él”, manifestó Silvia Ortubia.

Valentino Arrúa hubiera cumplido un año el 29 de agosto. Tenía tres hermanos de 10, 12 y 14 años. La familia no cuenta con obra social y vive de los ingresos del padre, Fabián Arrúa, quien conduce un camión.

El caso se denunció en la Comisaría Primera. Ayer al mediodía se había trasladado el cuerpo del bebé al Hospital San Bernardo, donde debía realizarse una autopsia.

 Más chicos esperan que les realicen una intervención

Silvia Ortubia, madre de un bebé que falleció ayer después de que su cirugía se postergara de mayo a agosto, aseguró que hay muchos otros chicos esperando una operación cardiovascular en el Hospital Público Materno Infantil.

La mujer recordó que entre mayo y junio se cancelaron 50 intervenciones de este tipo por dificultades relacionadas con la falta de personal.

Las autoridades del nosocomio dijeron ayer que las operaciones se están realizando y que se programaron de acuerdo a la gravedad de cada caso.

El gobernador Juan Manuel Urtubey había hablado del problema en junio y había señalado que, de acuerdo a lo que le habían informado, ninguno de los chicos que esperaban intervenciones estaba grave.

Mario Morosini, director médico de la institución, sostuvo ayer que “implica mucha responsabilidad” mantener la categorización que obtuvo el hospital para realizar estas operaciones de corazón.

“Para ello necesitamos cirujanos cardiovasculares y el soporte de una terapia intensiva que pueda mantener a los chicos, luego de las cirugías, compensados hasta el alta”, manifestó Morosini consultado por El Tribuno.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...