Un narcogendarme, de 28 años, fue detenido ayer en pleno centro de Tartagal, cuando transportaba, en una motocicleta, una mochila con 20 kilogramos de cocaína de máxima pureza.

El procedimiento se realizó a las 18.30 en la intersección de la calle Cornejo y pasaje Traversi, cuando numerosos padres caminaban con sus hijas que salían del colegio Santa Catalina de Bolonia.
El detenido, cabello corto, correctamente vestido de civil, con vaqueros azules, jeans al tono y zapatillas de marca, sería un oficial de la fuerza, oriundo de Corrientes y con residencia en la localidad de Aguaray, 50 kilómetros al norte de Tartagal.
El acusado, quien quedó a disposición del juez federal 3 de Orán, Raúl Juan Reinoso, se trasladaba en una motocicleta tipo enduro y fue interceptado por un automóvil Chevrolet Corsa gris, desde donde descendieron cuatro investigadores de Gendarmería, también de civil y lo redujeron rápidamente.
Al lugar, en una camioneta oficial, arribó el jefe del Escuadrón 52 Tartagal, comandante Carlos Rodríguez, quien no quiso brindar información respecto al caso. 
Minutos más tarde llegaron científicos de Gendarmería, quienes hicieron un narcotest del cargamento, confirmado que se traba de clorhidrato de cocaína de máxima pureza. El transportador, con el rostro desencajado por la angustia, observaba esposado, sentado en el suelo, las acciones de sus colegas. Parecía que en cualquier momento se echaría a llorar. “No es mía”, repetía sin cesar.
 
Lo conocían 
 
La mamá de un nene que minutos antes había salido del colegio, sorprendida como todos los vecinos de la zona relató: “Uno de los gendarmes le hablaba al hombre que estaba esposado como si lo conociera muy bien y mientras lo inmovilizaban le decía ‘jodete por pelotudo... vos sabías a lo que te arriesgabas, jodete, sos demasiado boludo...’ y una y otra vez le preguntaban dónde estaban los otros gendarmes”.
 El procedimiento se extendió hasta pasadas las 20; en el lugar se hizo presente también el segundo jefe del Escuadrón 52 Tartagal, pero hasta el cierre de esta edición ningún alto oficial de la fuerza dio información. 
 
Horas más tarde, se procedió a la detención de otros dos gendarmes vinculados a la causa. El primero de ellos se encontraba junto a una bella mujer, que también fue demorada, en la confitería de un conocido hotel de la ciudad de Tartagal. Luego detuvieron a otro hombre que estaba operando en el local de una tarjeta de crédito.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...