Uno de cada diez niños en Haití es víctima del peor sistema de trabajo forzado, según denunció ayer la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desde su sede en Ginebra.

La OIT hizo una evaluación de un proyecto que lanzó el pasado diciembre para la eliminación del trabajo infantil en Haití, con apoyo de Estados Unidos y Brasil.

Con 225.000 niños trabajadores, principalmente niñas entre 5 y 17 años, el trabajo infantil -equivalente a una forma de esclavitud moderna- es una práctica muy extendida en Haití y aumentó desde el terremoto que dejó más de 200.000 muertos en la isla en 2010.

El sistema más frecuente de trabajo forzado de niños fue originalmente concebido para enviar a los menores a vivir en las ciudades con parientes en mejor situación económica para recibir educación y progresar.

Pero la idea inicial se ha desnaturalizado hasta que pasaron a ser esclavos, con una media de entre diez y catorce horas de trabajo en tareas domésticas, a lo que se suma de manera general un trato abusivo y en ciertos casos la explotación sexual.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...