En una singular propuesta, se convocó a vecinos e interesados a comprar arándanos, pero con una particularidad: cosechados y seleccionados por cada cliente, al mejor estilo del turismo rural.

La cita es en la finca ubicada en el kilómetro 8 y medio de la ruta 51, camino a Campo Quijano.

La temporada se extenderá hasta mediados de diciembre, desde las 7.30 hasta la puesta del sol.

La iniciativa pertenece a Ana María Mountenot, quien comenzó a cultivar arándanos desde hace unos nueve años aproximadamente.

“Abrimos la convocatoria hace unos años. Al principio se acercaba muy poca gente, porque existe todavía mucho prejuicio con lo referido a las labores del campo. Pero con el tiempo comenzaron a animarse, muchos movidos por la curiosidad, ya que el arándano no es de consumo habitual en nuestra provincia”, señaló Ana María.

El objetivo de esta propuesta es promover la vida sana y el contacto con la naturaleza, a la vez de fomentar el turismo rural en la zona.

“Este tipo de convocatoria es muy común en Europa. Allí la gente participa más de estas actividades al aire libre y cosecha sus propias frutas y verduras los fines de semana. Es una oportunidad para pasar unas horas con los chicos, en familia, con amigos o simplemente al aire libre”, destacó Ana.

Cabe destacar que el valor nutricional del arándano se resume entre bajo y libre de grasas y sodio, libre de colesterol y rico en fibras y diurético; además de ácido hipúrico, lo que determina que sea una fruta con muchas características deseables desde el punto de vista nutricional.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...