Una transeúnte, Sara Enrique de Díaz, fue violentamente atacada por motochorros el jueves, a las 20.15, en el barrio Morosini y permanece internada en terapia intensiva del hospital San Bernardo, en estado muy delicado. Su hijo, Oscar Ariel Díaz, manifestó a El Tribuno: “Mi madre siempre va a la liturgia en la iglesia del barrio Casino. Esa noche volvía por la avenida Suecia, entre Checoslovaquia y Dinamarca, cuando unos motochorros le robaron la bandolera que llevaba con una tarjeta de crédito porque quería comprarle un regalo para el cumpleaños de mi hermana y $200, que eran para pagar la luz, además de documentos, boletas y un celular”.

“Los vecinos escucharon ruidos, salieron y vieron a los ladrones en la moto que le manotearon la bandolera. No sabemos si la garrotearon con algo o le dieron un golpe y ella cayó y golpeó su cabeza contra el cordón. Ella es delgada. La ambulancia jamás vino”, aseguró Oscar Díaz.

“Llamaron a mi hermana mayor y ella fue hasta el lugar. Mi madre no se movía, se quejaba de dolor y no reconocía a nadie. Después llego mi padre y la llevó al hospital San Bernardo, donde le hicieron una tomografía a las 22 y le diagnosticaron quebradura de cráneo. Tenía un coágulo adentro. La operaron para extraérselo y descomprimir la presión cerebral. Desde ese momento, tiene que permanecer 72 horas sedada para ver cómo reacciona. Los médicos nos dijeron que hay que estar preparados para todo. Pero la esperanza no la perdemos porque ella es fuerte y creyente en Dios y tiene todo nuestro apoyo”, expresó.

La denuncia fue radicada en la comisaría 15, de barrio San Remo.

“No puedo ni pensar en los que le hicieron esta maldad por nada. Cuando todo el mundo protestaba en el 8N por la inseguridad, a mi madre le pasaba esto”, finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...