El 18 de noviembre de 2004 se inauguró el Museo de Arqueológía de Alta Montaña cuya finalidad es la de albergar, preservar, difundir y permitir la permante investigación del patrimonio arqueológico salteño.

Allí se encuentran alojados en cámaras especiales Los Niños del Llullaillaco, que se constituyó hasta la fecha en un hallazgo único. En el enterratorio más alto del mundo, a más de 6.700 m a nivel del mar, se encontraron las momias de tres niños sacrificados en honor a las deidades incas en las que estos pueblos ofrecían lo mejor y más puro que poseían en espera de ser retribuídos de igual forma.

Este es un hallazgo extraordinario ya que son las momias húmedas mejor conservadas que se conocen y cuyos contextos no han sido vulnerados, lo que permite un gran aporte al conocimiento de los pueblos precolombinos.

Los invitamos a ver las notas que acompañan este especial para conocer más sobre el Museo y Los Niños del Llullaillaco.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...