Los oranenses se fueron de la Capital con promesas del Gobierno para reforzar la seguridad.

Una veintena de vecinos de la ciudad norteña que se instalaron el jueves pasado en la plaza 9 de Julio retornaron a su ciudad con el compromiso del jefe de Policía, Marcelo Lami, de incrementar infraestructura y personal policial.

Los vecinos llegaron a la Capital impulsados por hechos vandálicos de creciente violencia que sufre Orán desde hace varios meses.

El barrio más perjudicado es el Pedrana, ubicado al sudeste de esa ciudad, que no solo denuncia a diario robos a pequeños comercios y peatones, sino que es blanco de grupos antagónicos que superan el centenar de personas, menores y mayores de edad, que causan destrozos en la propiedad.

Los dos episodios más graves ocurrieron el 17 de septiembre y el martes pasado, cuando jóvenes de grupos antagónicos del barrio Estación, según identifican los propios vecinos, “invadieron” las calles de Pedrana causando terror y destrozos, mientras la Policía estuvo cinco horas intentando reducirlos “prácticamente sin elementos y tuvieron que sacar hondas como única alternativa para defenderse y defendernos de los delincuentes”.

Las promesas

Según explicaron a El Tribuno los voceros del grupo, “el jefe de la Policía se comprometió a reforzar los móviles e infraestructura entre diciembre y enero e incorporar unos 70 jóvenes que egresarán el próximo mes de la Escuela de Cadetes”. Lo dijeron Eva López y Francisco Alvarez, quienes agregaron que “el comisario Lami nos transmitió que el martes próximo recorrerá las zonas peligrosas con el secretario de Seguridad. Es fundamental, porque las bocas de expendio de drogas funcionan a pleno y los robos y violencia no cesan”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...