Keegan. Una labradora de 6 años, nacida y entrenada en Estados Unidos. En avión viaja con su ama en la cabina.

“Me sentí violentada porque Keegan es mi guía, no mi mascota. Y hay leyes que nos protegen”, reclamó María del Carmen Gómez (54), ciega, técnica en narrativa oral del partido 3 de Febrero, Buenos Aires.

La mujer se encuentra en Salta de vacaciones y el domingo pasado sufrió lo que ella calificó como “una grave ofensa” en su visita a la Virgen del Cerro. Precisamente ese fue el motivo de su viaje a esta provincia. Y lo hizo, como en todos los viajes que realiza, junto a su perra Keegan, una labradora que en su arnés porta un letrero que advierte: “No me toque. Estoy trabajando”.

Contó que el domingo, alrededor de las 10.30, una amiga la llevó al citado punto de turismo religioso. “Estacionamos en el segundo nivel y subimos a pie el resto. Al momento del ingreso al predio, un vigilante bajó la barrera diciéndome que allí no se admiten perros. Le expliqué que soy ciega, que no es una mascota común sino mi guía. No quiso mirar documentación, ni que le explique nuestros derechos ni nada. Como no aflojé, vino otra chica que fundamentó que nunca nadie antes entró con un animalito”.

En tanto que el vigilante insistía que necesitaba una autorización “como todos los discapacitados, porque allí hasta la gente en silla de ruedas debe estar autorizada y todo dependerá si hay lugar. Respondí que cualquiera sea la condición de la persona, no se necesita permiso para rezarle a la Virgen”.

Ante su férrea posición y sólidos argumentos, “finalmente pude ingresar con mi perra, no sin antes dejar por escrito mi opinión”.

Dejó constancia que a Salta llegó en un vuelo de Andes, “donde Keegan viajó a mis pies, en la cabina. No tuve ningún problema porque allí conocen la Convención Internacional de los Derechos de las Personas Ciegas, además que en Argentina la Ley de Transportes garantiza la accesibilidad del perro guía”.

Discriminación e intolerancia

María del Carmen, frente a esa experiencia, se preguntó “en qué sociedad vivimos. Nos llenamos la boca con la plena integración, la inclusión, la tolerancia y la igualdad de oportunidades, y al final pasan estas cosas. Y todo delante de la Virgen, que abre sus brazos a todos, sin excepción. Y en un lugar de masiva afluencia turística”.

Hizo hincapié en que se sintió muy violentada, “primero porque el guardia no es dueño del lugar, y segundo, por la falta de sentido común. Porque hasta aclaró que no me impide entrar; que puedo hacerlo con mi amiga, pero el perro no pasa”.

Del total de discapacitados, un cuarto es visual

En el país, de cada diez discapacitados visuales, dos son ciegos totales. Así lo explicó el ingeniero Axel Cugat, presidente de la Fundación Científica para el Desarrollo Educativo y Tecnológico de Salta. Según los datos que proporcionó, alrededor del 12,7 % de la población en la Argentina es discapacitada, en distintos tipos y grados. De ese índice, el 3,4 % corresponde a discapacitados visuales, en distintos niveles.
Este ingeniero es ciego. La sede de su fundación está en Villa Palacios, Block 20, departamento B, teléfono (0387) 496-0008. Sobre lo acontecido con su amiga María del Carmen dijo que “nos sigue faltando una fuerte concientización social, en especial un programa de educación e información. Porque no es que la gente o sus instituciones tengan maldad o sean insensibles, sino que la mayoría de las veces los errores se cometen por ignorancia”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...