En la zona afectada residen unas 50 familias que viven de la agricultura y de la cría de algunos animales, los que temen perder.

Los vecinos del paraje la Zanja, ubicado en medio de los cerros que rodean la Quebrada de Escoipe, están muy preocupados. Desde el pasado martes 22 una serie de fenómenos naturales alteraron su vida habitual. Ese día, a la noche, sintieron un fuerte temblor seguido de un zumbido. El miércoles 23, de madrugada, escucharon una fuerte explosión; y a la mañana siguiente una nube de color azul cubría la zona. Varios se quejaron de que el polvo les hacía arder los ojos. Al día siguiente el color de la nube cambió a rojo. Los primeros que se acercaron al lugar de la explosión se encontraron con un gigantesco hundimiento del suelo, que aseguran tiene una superficie superior a las 20 hectáreas. Pese a que ya transcurrió más de una semana del inicio del fenómeno, la tierra sigue temblando y emanando nubes de humo rojo, que todos buscan evitar.

“La gente tiene miedo porque no sabe si el humo es tóxico o no; o porque no sabe si la tierra se ha a seguir hundiendo donde ellos tienen sus cultivos”, contó a El Tribuno la diputada Virginia Dieguez, que ayer visitó la zona. La legisladora pidió que las autoridades envíen a la zona un equipo técnico para determinar lo que está ocurriendo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...