La iniciativa denominada “democratización de la Justicia” por el kirchnerismo fue oficializada ayer por la propia Presidenta de la Nación, en un largo discurso en el que abundó en críticas a la Justicia actual. El proyecto, que incluye seis puntos centrales, fue dado a conocer antes de ser girado al Congreso de la Nación. Según Cristina Fernández, algunos proyectos entrarán por el Senado y otros por Diputados. Con la oposición parlamentaria, casi ausente, y rodeada de funcionarios y jueces de la Corte, la jefa de Estado defendió con detalles el proyecto de reforma judicial.

Los seis puntos de la reforma
El proyecto de reforma anunciado por la Presidenta incluye seis puntos fundamentales entre los que se destaca la ley de reforma del Consejo de la Magistratura, cuyos miembros “serán elegidos por el pueblo”, según la propia jefa de Estado.
En primera instancia la iniciativa contempla un aumento de 13 a 19 de sus integrantes, que serán elegidos junto a las primarias (PASO) a través del sufragio universal. En segundo lugar se buscará regular a través de la ley, las medidas cautelares.
El proyecto del Gobierno estipula que la medida cautelar no puede superar los seis meses para llegar al dictado de la medida de fondo. Otro apartado fundamental de la propuesta tiene que ver con el ingreso a la carrera judicial por concurso. La Presidenta anunció que se sortearán los puestos para los aspirantes a empleados judiciales, quienes deberán demostrar el mérito a través de un examen, para anualmente someterse a un sorteo que se realizará por Lotería Nacional. Lo mismo correrá para los secretarios y prosecretarios de los juzgados. La transparencia de las declaraciones juradas en todos los estamentos del Estado y la publicación de los actos del Poder Judicial también tendrá su lugar en la iniciativa oficialista. En este último punto es donde Cristina recordó que “actualmente solamente se puede acceder en 48 horas con los funcionarios del Ejecutivo”.
Finalmente se anunció la creación de tres nuevas cámaras de casación.

Una disputa central
Ya en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, el 1 de marzo pasado, la Presidenta había anunciado que proyectaba una reforma del Poder Judicial para que no actúe de manera “corporativa” ni dependa de “factores económicos”.
En este marco es que la respuesta de las distintas variantes de la oposición fue casi unánime. “Si se quiere hacer políticas de estado, primero hay que dialogar”, sostuvo el jefe de bloque del PRO en Diputados, Federico Pinedo. En ese sentido, el legislador manifestó: “No tenemos ningún conocimiento sobre los proyectos que se van a presentar”.
Por su parte, Victoria Donda del FAP aseguró que el Poder Ejecutivo Nacional “usa al Poder Legislativo como una escribanía. Y ahora van por la Justicia”, sostuvo.
Mientras, la UCR, recordó que “el ámbito de discusión es el Congreso, con lo cual esperamos los textos de las iniciativas en el Parlamento”.

 

Renunció González Warcalde

Tan solo unas horas antes de que Cristina Fernández de Kirchner anunciara una amplia reforma al Poder Judicial en la Casa Rosada, se oficializó la renuncia de Luis Santiago González Warcalde como procurador fiscal ante la Corte Suprema.

El Poder Ejecutivo aceptó la dimisión de González Warcalde, según se publicó ayer en el decreto 336 del Boletín Oficial. El exprocurador ante el máximo tribunal había presentado su renuncia en febrero pasado, en medio de una feroz interna con la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, aliada al Gobierno. González Warcalde dimitió para acogerse al beneficio jubilatorio.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...