En la mayoría de los productos de economías regionales se observó en los últimos cinco años una reducción de entre 20 y 57 por ciento del tipo de cambio real sectorial, salvo casos como el ajo y el azúcar, según un informe del Ieral, de la Fundación Mediterránea.

El documento señaló que las pérdidas de competitividad más acentuadas se registraron en peras, duraznos, aceite de oliva, naranjas y ciruela secas.

“Para el caso de las actividades mano de obra intensivas (por ejemplo frutas) el deterioro de la rentabilidad es mayor, porque los salarios han subido más que los índices de precios provinciales (que se utilizan para calcular el tipo de cambio real sectorial)”, explicó.

El estudio precisó que para calcular la baja del tipo de cambio real en los productos de las economías regionales se tomó como base el año 2007, cuando el dólar oficial todavía no era tan barato, y aclaró que estos indicadores de rentabilidad solo consideran el tema de precios relativos (precios de exportación versus costos unitarios), excluyendo el tema volumen. Según el análisis, la cotización del dólar oficial en Argentina viene aumentando a menor ritmo que la inflación, y esa situación posiblemente se mantenga “al menos, hasta las próximas elecciones legislativas”

“Para los exportadores, no es una buena señal, puesto que sus costos continuarán creciendo en dólares, complicando sus ventas al exterior. Para compensar esos mayores costos, la clave está en los precios de exportación de sus productos”, planteó.

Advirtió que “desafortunadamente, en varios de los productos regionales típicos del país, no se ha logrado tal compensación en los últimos años”.

Al respecto, aseguró que existe “una gran disparidad en la evolución de los precios de exportación” de los productos regionales debido a que “se ven muy influenciados por las particularidades de cada mercado”. “Sin embargo, en todos estos casos, desde el año 2007 estos precios de exportación han aumentado menos que el costo argentino en dólares”, afirmó.

En este sentido, subrayó que “en casi todos los productos considerados, su actual indicador de rentabilidad está por debajo del que estaba vigente durante 2007”, y puntualizó que “en general, la caída de este indicador de rentabilidad supera el 20 por ciento”.

“Los más afectados han sido ciruela desecada (con fuerte retracción de precios, al normalizarse su producción mundial), naranjas y aceite de oliva (aun cuando a inicios de este año han mejorado notoriamente su precio internacional, ante la escasa producción en los principales países productores de Europa).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...