Efectivos de la División Trata de Personas de la Policía de la Provincia detuvieron antenoche, en Finca Independencia, a una lesbiana de 40 años, acusada de corrupción de menores, lesiones y privación ilegítima de libertad, en perjuicio de una adolescente de 16 años, a quien venía sometiendo desde que tenía 14.

La homosexual fue identificada como Sandra Patricia la "Camionera" Díaz, quien se halla ahora a disposición del juez de Instrucción Formal 5, Pablo Arancibia, alojada en la Alcaidía Judicial.

La "Camionera" (concepto que se utiliza en el mundo gay para identificar a las mujeres que les gusta hacer el papel de machos) fue denunciada por la madre de la menor, luego de que ésta les diera una feroz golpiza a ambas y luego raptara a la chica, arrastrándola por el pelo, desde una fiesta de cumpleaños a la que había asistido.

Sin embargo, la triste historia de la adolescente había comenzado dos años antes, cuando conoció a su victimaria, quien la sedujo y la corrompió.

Vanos fueron los intentos de Rosa Liliana Posse, la mamá de la víctima, por convencerla de que diera por terminada su relación con la mujer adulta, ya que la adolescente, emborrachada sexualmente por la "Camionera" le advertía que si interfería en su romance o denunciaba a su amante, se suicidaría.

La desesperada Rosa Liliana contó a la Policía que la lesbiana, enferma de celos, la encerraba con candado en un cuartucho inmundo en el barrio Finca Independencia. Añadió que desafiaba a pelear a quien la mirara y que la obligó, incluso, a no asistir más al colegio para que no tuviera contacto con jóvenes -varones o mujeres- de su edad.

Hubo algo de calma en la vida de la madre y su hija cuando Sandra Patricia Díaz viajó a Buenos Aires y estuvo más de un mes, supuestamente trabajando. Pero regresó el sábado pasado y se presentó en el domicilio de la menor con el objeto de llevársela a su cuarto nuevamente. Ambas discutieron en la vereda y al parecer, la joven recapacitó y decidió no seguirla, motivo por el cual la "Camionera" la arrojó al piso a trompadas. La madre de la herida vio lo que sucedía e intervino, pero también recibió una feroz golpiza, que fue interrumpida gracias a la acción de numerosos vecinos.

Esa misma noche Rosa Liliana le dio permiso a su hija para asistir a un cumpleaños, en la otra cuadra de su casa, en barrio La Fraternidad. En medio del festejo, irrumpió Sandra Patricia Díaz, tomó a puñetazos a la adolescente ante el estupor generalizado y la sacó del lugar arrastrándola del cabello.

Luego de la violenta escena, Rosa Liliana Posse corrió hasta el destacamento de barrio San Ignacio y denunció los hechos y relató la triste historia de su hija.

Por su magnitud, el caso pasó a la División Trata de Personas de la Policía de la Provincia, cuyos efectivos hicieron un seguimiento, comprobaron el domicilio de la raptora, ratificaron que sometía a la menor y con una orden de allanamiento del juez Pablo Pastrana, irrumpieron en el inmueble, rescataron a la niña y detuvieron a la despiadada lesbiana.

Ambas pernoctaban en un cuarto de dos por dos ubicado en el fondo de una vivienda de Finca Independencia. Era una inmundicia total, con orina en el piso y un olor insoportable.

Los detectives determinaron también que la "Camionera" tenía todo preparado para huir de Salta y dirigirse a Buenos Aires con la menor.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...