Es un monumento nacional que hace más de 15 años no se restaura. Un monumento que identifica a la provincia, y que refleja su historia arquitectónica. La iglesia San Francisco, situada en el microcentro de la ciudad, se encuentra en pésimas condiciones edilicias en virtud de la cantidad de colectivos y autos que diariamente circulan por allí, de la humedad que corroe sus paredes y de la falta de conservación de todo el establecimiento.

Dado su carácter de monumento nacional, otorgado el 14 de julio de 1941, nadie más que el Gobierno de la Nación, por intermedio de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, puede intervenir este edificio. Así lo establece la Ley Nacional 12.665 en su artículo 4§: “los inmuebles históricos no podrán ser sometidos a reparaciones o restauraciones, ni destruidos en todo o en parte, transferidos, gravados o enajenados sin aprobación o intervención de la Comisión Nacional”.

Los franciscanos que custodian el convento realizaron reiterados llamados de atención, pero no fueron escuchados. Y el miércoles pasado, a las 19 hs, se derrumbó la mampostería de la parte externa del convento, justo arriba de la entrada del negocio de artesanías. Afortunadamente, ningún turista o transeúnte se encontraba allí. “Hay una responsabilidad del Gobierno. Esto es un monumento nacional y nosotros no podemos tocarlo, justamente, porque tiene esa condición. Urge que pongan manos a la obra y reparen el convento. Son casi 17 años sin que reciba atención”, explicó con preocupación el fray Miguel Hilal .

Toda la mampostería de afuera de la basílica menor de San Francisco corre riesgo de derrumbarse. El frente de la iglesia tiene alrededor de 30 metros, y cualquier desprendimiento representa un peligro por la cantidad de fieles y turistas que diariamente visitan la iglesia. “Ninguna autoridad del Gobierno se comunicó hasta ahora. Estamos esperando que comiencen a reparar la iglesia de una vez por toda. Es un edificio antiguo que implicaría mucha inversión y cuidado. Es el edificio que Salta le muestra al mundo”, agregó el fray Miguel. Peor aún es la situación en la que se encuentra la Campana de la Patria, objeto que el General Belgrano donó a esta iglesia. Corre riesgo de caerse, lo que generaría serios problemas para la torre. Los únicos arreglos que se realizaron en el convento San Francisco fueron posibles por donaciones privadas. Pero estas refacciones solo alcanzan a la parte del convento donde viven los frailes, por el hecho de que a la iglesia no se la puede tocar.

Estudio sobre vibraciones

Ya se realizaron estudios para comprobar si las vibraciones provocadas por los automóviles que circulan por las calles Córdoba y Caseros, afectan al edificio de la Iglesia San Francisco. Un grupo de profesores de la Facultad de Ingeniería (contratados por la Autoridad Metropolitana de Transporte) concluyeron que la cantidad de vehículos que circulan, no ponen en riesgo la estructura. Destacaron que las características del suelo, logran amortiguar las vibraciones.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...