El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, dialogó con El Tribuno tras compartir un entretenido acto con chicos de uno de los Centros de Actividades Juveniles (CAJ) en el colegio Amadeo Sirolli.

Hace casi un mes Salta se conmocionó por la muerte de un niño en el Hogar Escuela. Como máxima autoridad en Educación, ¿cuál es su punto de vista y cómo se tendría que actuar?

Estábamos con el ministro (de Salta, Roberto Dib Ashur) ese día y fue realmente muy conmocionante para todos, para él. Me parece que se trató de una situación desgraciada. Lo que hay que extremar son todos los recaudos para que estas cosas no ocurran. A veces pueden ocurrir, pero en algún sentido hay que neutralizar todas las posibles causas para que los chicos no convivan con potenciales peligros.

La muerte de este niño dejó en evidencia el mal estado de los edificios escolares que a diario denuncian padres y docentes. Por otra parte, El Tribuno pudo constatar la situación tras un relevamiento...

Es posible. Si uno compara el estado de las escuelas con un ideal probablemente siempre estemos a la zaga de las necesidades. El Estado nacional construyó casi dos mil y refaccionó casi siete mil, y yo vi los esfuerzos de esta provincia en torno de la inversión educativa. Si usted me dice que hay infraestructura que no está en el estado que deben estar es posible. Pero esto no se oculta, hay que seguir trabajando para que cada vez mejoremos la dignidad de nuestras escuelas. Veo que hay un proceso en la Nación y en las provincias; las del NOA y del NEA son las que más han avanzado en materia educativa. Recién lo escuché al ministro (Dib Ashur) exponer los logros del último tiempo pero no lo escuché propagandizando el paraíso y cuando nosotros hablamos, tampoco lo hacemos. Es un trabajo que no tiene fin y si hay que hacer más esfuerzo, hay que hacerlo.

¿Existe un plan nacional que trabaje con los chicos que van a la escuela bajo los efectos de estupefacientes?

Sí existe. Este año no es que hemos focalizado, pero enfatizamos mucho en el consumo de alcohol, que es un gran problema. Y creo que la escuela se está haciendo cargo naturalmente. A esta discusión y a esta pregunta habría que hacérsela también a otros sectores sociales porque está la familia y la sociedad. A veces tenemos sobre la escuela expectativas que no digo desmedidas pero que la toman en un situación de excesiva soledad. La escuela no puede resolver ese problema, tiene que haber una familia y una sociedad atrás.

¿Cómo se debe actuar en estos casos?

Estamos trabajando mucho con violencia, con protocolos que son guías de acción para las escuelas. A veces no es el mejor camino llamar a la policía o a la Justicia sino llamar a la casa, a los padres. Esto no siempre lo saben los docentes y no tienen la responsabilidad de saberlo tampoco. Vamos a colaborar con ellos para que esto lo puedan hacer mejor, yo creo que ahí sí el Estado tiene que estar.

Un reclamo fuerte de los docentes justamente es que se sienten solos, desbordados, porque muchas escuelas no tienen gabinetes psicopedagógicos.

Sí, por supuesto. Hay cada vez una sensación que se necesitan más. Por eso digo que hay una situación de proceso... Hay que proponerse justamente una cobertura mayor. Esto no ocurre solo en esta provincia, sabemos que debería ser mayor y es un esfuerzo que se está haciendo. También es cierto que la complejidad de la escuela es cada vez mayor.

Hace unos días hizo declaraciones durísimas sobre las evaluaciones PISA. ¿Por qué?

Los medios lo han tergiversado. No digo que es lo mismo evaluar o no evaluar. No existen los ranking porque sino también debiera haber un ranking de esfuerzos. En 2015 sí vamos a participar del examen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...