El reclamo de los propietarios de farmacias de la provincia llegó a su fin. No están dispuestos a seguir asumiendo el costo que tienen que afrontar por los descuentos que las obras sociales otorgan a sus afiliados. Y hay unanimidad entre la Cámara de Propietarios de Farmacias y el Colegio de Farmacéuticos de Salta.

Por eso es que tomaron la decisión de poner un ultimátum a las empresas de medicina prepaga y obras sociales para que reduzcan el margen de las bonificaciones que las mismas farmacias les tienen que otorgar a los clientes por cada receta.

De otro modo forzarán el quiebre de los convenios que datan desde el año 2001, y a través de los cuales las farmacias asumen un costo que va del 3% al 13,5% del descuento que le dan a cada cliente de las compañías por medicamento recetado.

“Aspiramos a que las bonificaciones que nosotros como farmacias entregamos sea de 0%. Tenemos muchos costos y ninguna injerencia en las determinaciones de los precios. No estamos pasando una situación financiera buena, y eso lo tienen que entender las prepagas”, explicó a El Tribuno la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Salta, Isabel Martínez.

Además, reclaman por la demora en el reintegro del porcentaje total que otorgan en las bonificaciones de cada receta y que llegan al 40% en varios casos. Un plazo de entre 90 y 120 días se demoran las prepagas para reintegrarles a las farmacias los descuentos.

“Nosotros como farmacias tenemos que cancelar el pago de los medicamentos a los laboratorios en un plazo no mayor a diez días y al contado, pero las prepagas te cancelan los pagos después de 3 meses”, añadió Martínez.

En caso de que no lleguen a un consenso entre las partes, los clientes de las prestadoras de servicios médicos no podrán comprar con descuento en las farmacias, y el reintegro al consumidor quedaría a cargo de las empresas.

Desde la Cámara y el Colegio que los agrupa explicaron que en toda la provincia hay 300 farmacias, y todas atraviesan la misma situación.

Desabastecimiento

Francisco Puló, presidente de la Cámara de Propietarios de Farmacias de Salta, señaló que la situación financiera por la que atraviesan las comercializadoras minoristas de medicamentos es cada vez más crítica. “Ya se registra desabastecimiento porque las farmacias no pueden comprar medicamentos, y no por una cuestión de importación, sino por problemas financieros”, explicó el empresario. Puló manifestó que “las obras se tienen que hacer cargo de sus afiliados. Para eso cobran valores altísimos. Lo que menos buscamos es perjudicar a los consumidores, por eso estamos negociando con las empresas”.

Recurrieron a los legisladores

Los medicamentos pueden aumentar de manera escalonada hasta un 12,5% este año. “Estamos regulados por lo que nosotros no somos formadores de precios, tenemos que cobrar el precios que nos dicen y otorgar los descuentos que nos indican”, explicó Isabel Martínez, presidenta de Colegio de Farmacéuticos de Salta.

El titular de la Cámara de Propietarios de Farmacias, Francisco Puló, indicó que “la situación se complica más con la inflación que hay. Les pagás a los proveedores en un plazo de 10 días y las obras sociales te pagan en 90 o 120 días. No cierra la ecuación”.

Las instituciones que representan a las farmacias presentaron en la Cámara de Diputados de la Provincia un proyecto que contempla una disminución en la alícuota del impuesto a las actividades económicas para los comercios minoristas de medicamentos. La reducción que solicitaron consiste en pasar del 3% al 2%.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...