Una piedra amarilla, aparentemente de cuarzo, maciza, de unos 850 gramos de peso con la forma de una cabeza de aspectos humanoides, similar a los característicos trazos de los extraterrestres descriptos en el llamado Incidente de Roswell, fue descubierta en Cachi, en una explanada situada en la banda este del río Calchaquí.

El hallazgo se produjo hace tres semanas, pero recién se tuvieron noticias del acontecimiento ayer, cuando la extraña pieza fue traída a Salta por el estudioso de la fenomenología ovni (objetos voladores no identificados), Antonio Zuleta, un periodista y montañista de la localidad que ha trascendido mundialmente por haber captado impresionantes filmaciones de figuras luminosas que atraviesan recurrentemente el espacio de la zona -ubicada a 156 kilómetros de la capital provincial- y que se ha convertido, por ello mismo, en un área de investigación internacional de la temática.

“El hallazgo pertenece a Gustavo López, un empleado municipal de 22 años, quien descubrió esta particular maza sólida, cuando realizaba una expedición por un área donde hace tres años fue descubierto el fósil de una tortuga marina de 45 millones de años, según pericias realizadas por científicos de la Universidad Nacional de Salta (UNSa)”, expresó Zuleta.

“He traído fotografías de la pieza, que se halla en mi poder, buscando contactos para que sea analizada científicamente”, puntualizó el ovnílogo.
Periodistas de El Tribuno, que tuvieron acceso a la muestra, comprobaron que la misma tiene la solidez de un trozo gigante de cuarzo, muy sólido y duro, de un color amarillo casi dorado y que como característica básica presenta lo que parecen ser dos cuencas negras hexagonales de enormes ojos, una boca, nariz, depresiones que asemejan ser órganos auditivos y una especie de herida ósea en la parte superior derecha del cráneo, que, como correlato, deriva en una hinchazón en la parte baja de la mejilla izquierda. Además, exhibe, en la parte de atrás, un sobrerrelireve que alude a la saliente de un hueso. La imagen, en su totalidad impresiona porque globalmente involucra el aspecto de un ser humanoide que ha sido víctima de un ataque o un accidente.

“Además de El Tribuno, a la primera persona que le he mostrado las imágenes de este hallazgo, ha sido el antropólogo especializadoen arquelogía y andinista salteño Christian Vitry, un hombre de importante trayectoria y de reconocido trabajo en el descubrimiento y rescate de los llamados “Niños del Llullaillaco” que hoy se encuentran en el Museo de Alta Montaña (MAAM), quien al verlas se mostró fascinado y me dijo: “esto es sorprendente, la pieza debe ser analizada”, relató Antonio Zuleta.

El incidente Roswell

El 7 de junio de 1947, un granjero de Roswell, Nuevo México, descubrió unos extraños restos en su finca, aparentemente un aparato circular, de aeronavegación, estrellado. A partir de ese momento, comenzó a hablarse de “platillos voladores”.
La Fuerza Aérea norteamericana tendió un marco de silencio en torno al caso, pero con el tiempo, surgieron nuevos datos, incluso fotografías y filmaciones de dos cadáveres alienígenas hallado en el interior del aparato: seres de aspecto humanoide, delgados, de corta estatura, de cabeza en forma de huevo y de grandes ojos ovalados.
Hasta el día de hoy, la polémica continúa.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...